encabezado_seccion
encabezado_seccion

Un error el crecimiento desbordado de la Ciudad de México: María Teresa Gutiérrez de Macgregor

Una de las geógrafas más reconocidas en México

30-05-2017

Por María Luisa Santillán. Foto: Arturo Orta. Diseño: Ludwika López, DGDC-UNAM

Hace más de cinco décadas la doctora María Teresa Gutiérrez de MacGregor alertó sobre la problemática que representaría que la Ciudad de México creciera desbordadamente y que se concentraran la educación, los servicios de salud y de gobierno en la capital del país.

Hoy, enfatiza que ese crecimiento fue un error, ya que la distribución no es igual y, por lo tanto, existen zonas que cuentan con las peores condiciones de habitación, agua y suelo. 

La doctora Gutiérrez ha recibido todo tipo de reconocimientos, que van desde haber sido nombrada miembro de honor de la Royal Geographical Society de Londres y de la Société de Géographie de Paris, también fue vicepresidenta de la Unión Geográfica Internacional por Latinoamérica, obtuvo la medalla al mérito Benito Juárez por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, la UNAM le otorgó la distinción de investigadora emérita y el Sistema Nacional de Investigadores la reconoció como Investigadora Nacional Emérita.

• Hoy, a sus más de seis décadas como investigadora del Instituto de Geografía de la UNAM, la doctora Gutiérrez de Macgregor es un referente nacional y mundial en el ámbito geográfico.

Una infancia modesta

“Es una suerte poder entrar a la Universidad como investigador y que te guste investigar”, expresa contenta. A pesar de ser una de las geógrafas más reconocidas en México, cuenta que en su época de juventud en realidad quería ser bailarina, pero fue su hermana Felicidad Gutiérrez, quien la impulsó a estudiar la preparatoria y posteriormente la universidad. 

“Era mayor que yo por 10 años. Nuestra vida fue muy estrecha, porque vivíamos en una vecindad, éramos bastante pobres. Al morir mi padre ella mantuvo a mis tres hermanos, a mi madre, a una tía y a mí. Desde los 18 años se quedó al frente de la familia. Yo la admiraba mucho”. 

Siguiendo los consejos de su hermana ingresa a la preparatoria y a partir de ese momento –dice– se enamora de la UNAM, aunque no se olvidó por completo del baile y justo cuando tenía 50 años debutó bailando hawaiano. Explicó que en esa época sus compromisos administrativos habían disminuido un poco, decidió aprender a bailar hawaiano y logró presentarse en un teatro. 

Sus años de estudiante 

Cuando llegó la hora de estudiar una carrera universitaria su decisión giraba en torno a Arquitectura, Ingeniería o Geografía. Sobre todo aquellas que estaban relacionadas con las matemáticas. Finalmente se decidió por Geografía, pero se dio cuenta que las matemáticas que ahí cursaban no eran lo que ella esperaba, por tal motivo decidió tomar clases en la Facultad de Ciencias cuanto ésta se encontraba ubicada en Minería. 

Algunos de sus maestros en ese momento fueron Javier Barros Sierra, Carlos Graef y Francisco Zuvieta. Del doctor Barros Sierra recuerda el día que la pasó al pizarrón a resolver un problema matemático y ella lo resolvió. Desde ese momento la tomó más en cuenta e inició una amistad que duró muchos años. 

Otra experiencia que le tocó vivir como estudiante fue el haber ido a conocer el volcán Paricutín cuando nació, ya que como parte de una excursión de la escuela acudió a este lugar para analizar los distintos paisajes. Recuerda el calor intenso de la lava que podían sentir a tan sólo 10 metros de donde se encontraban.  

Fue por esta época que contrajo matrimonio con el entomólogo Raúl Macgregor Loaeza. 30 años duraron casados. “Mi marido fue definitivamente mi gran apoyo. Siempre estábamos juntos, siempre íbamos juntos a los congresos, ya sea que fuera mío o de él”. 

Al frente del Instituto de Geografía 

María Teresa realizó un posgrado en Análisis de Población y Establecimientos Urbanos en la London School of Economics and Political Sciences y años después un doctorado en el Instituto de Geografía en la Sorbona de París. Poco tiempo después de su regreso de Francia es propuesta para ocupar la dirección del Instituto de Geografía de la UNAM. 

“Me preocupé, es un trabajo duro, pero interesante, porque puedes ayudar a mucha gente a que investiguen. Mi idea era darles facilidades para que trabajen y que hicieran lo que yo, que salieran al extranjero, porque eso te da una fuerte formación. Traje gente del extranjero que yo conocía para que dieran conferencias, se prepararan más los muchachos y les despertaran el interés para ir a otros países.”  

Años después de que terminó su periodo como directora del Instituto de Geografía, fue nombrada para un segundo periodo. El cual, de entrada, recuerda, fue más duro que el primero, ya que en ese momento no contaba con el apoyo de su marido, quien había fallecido no hacía mucho tiempo.  

“Mi primer congreso después de su muerte fue en Francia y tuve que ir sola y me sentí fatal. Poco a poco me fui acostumbrando a vivir sin él.” 

Conociendo el entorno 

“No puedo imaginarme un ser humano que no sepa geografía, es no saber dónde estas parado, no conocer tu entorno. Cómo puedes vivir en un país que no conoces, en una ciudad que no conoces, qué sentido tiene.  

La geografía te da ese conocimiento de las ciudades, del paisaje, de las relaciones económicas, físicas y naturales”, expresó la investigadora emérita, quien considera un error el que hayan reducido la enseñanza de la Geografía en la educación secundaria de dos años a uno. 

Con más de seis décadas de aportes a la geografía urbana, la doctora ha sembrado una labor académica y de investigación en el ámbito geográfico que le ha permitido dedicarse a estudiar la distribución de la población del país.  

Además apoyó y participó en la realización del Atlas Nacional de México e impulsó la creación de la materia de Geografía Urbana, tanto en la licenciatura de urbanismo en la Facultad de Arquitectura como en la licenciatura de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras. 

Publicaciones relacionadas

Checa la construcción social del riesgo en la ciudad de México!

¿Qué tanto nos movemos en la Ciudad de México?

La Supervía en la Ciudad de México: problemas ecológicos detrás de un proyecto urbano


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM