encabezado_seccion
encabezado_seccion

Ser padre o madre. Metas y expectativas en la crianza de los hijos

Criar un hijo es quizás uno de los mayores desafíos de ser padre y madre.

06-01-2020

Por María Luisa Santillán, Ciencia UNAM-DGDC

Criar un hijo es quizás uno de los mayores retos de la vida, sobre todo porque, como se dice, nadie nace sabiendo cómo hacerlo. Aunque las expectativas y deseos que tienen los padres sobre la crianza de un hijo dependen mucho de lo que creen que es mejor para él en cuanto a salud, educación o economía, también intervienen otros factores como la edad o el estrés de los papás.

Por ejemplo, los padres modifican su comportamiento hacia su hijo dependiendo de la edad de éste, pues intuitivamente van reconociendo qué es lo que su pequeño necesita. Por lo tanto, durante los primeros años, además de proporcionarle afecto, guían su conducta, los educan, pues consideran que ésta es su obligación principal.

Tomando como base lo anterior, la doctora Mariana Gutiérrez Lara, de la Facultad de Psicología de la UNAM, estudia las metas y expectativas de crianza de los padres. Este trabajo lo inició a partir de sus estudios previos sobre desarrollo infantil, durante los cuales específicamente analizó el juego entre bebé y padres.

Entonces observó el comportamiento que tenían las madres hacia sus hijos en 15 minutos de juego. Así, encontró diferencias en esta interacción entre madres jóvenes y añosas. Principalmente en estas últimas detectó que había una idea preestablecida de cómo tenían que actuar para guiar al bebé.

“Entonces dije, hay que analizar no sólo lo que se ve, sino también lo que los padres están pensando y cómo se sienten, y cuando empezamos a preguntar metas y expectativas nos dimos cuenta de que efectivamente los padres tienen ideas de lo que deben generar en sus hijos”, explica la doctora Gutiérrez Lara.

Una vez que identificaron que los padres tenían metas y expectativas de crianza quisieron investigar como primer aspecto qué quieren los padres para sus hijos y qué hacen para lograrlo.

Algo que detectaron fue que cuando los padres hablan de sus hijos varones esperan más una solvencia económica y un desarrollo profesional, pero si hablaban de sus hijas esperaban para ellas una buena pareja, que vivan en un ambiente cálido, con una familia y que tuvieran protección.

“Me di cuenta de que había papás más enfocados a la formación profesional, otros más a la economía, lo que para ellos consideraban como el éxito económico, y otros más a la parte emocional. Lo más interesante es que sí tenían claro qué querían para sus hijos, lo que no era tan claro es qué estaban haciendo para lograrlo y esto tiene más que ver con creencias que directamente con conductas”, apuntó.

Educación y estrés

En la actualidad, el estrés es una de las condiciones que más afecta a la población de todas las edades. Los padres también lo viven y a partir de él generan una relación con sus hijos.


La doctora Gutiérrez Lara encontró que dependiendo del estado emocional del padre éste genera una relación particular con su hijo, es decir, estudiaron las prácticas de crianza y su relación con el estrés parental, ya que cuando un papá o mamá está muy estresado/a cambia su interacción y tipo de crianza.

Para conocer esta relación ella y sus colaboradores utilizaron un instrumento de medición psicológica, el cual mide, entre otras cosas, el estrés por las características del hijo, es decir, qué tanto estresa al padre: si porque es muy demandante, por las conductas que tiene, por el temperamento del pequeño, porque no se siente suficientemente competente para ser papá o mamá, etcétera.

Además, otro nivel que mide es respecto al rol de adulto, el cual está más relacionado con un tema laboral, de pareja o de salud.

“¿De qué nos hemos dado cuenta? Que las prácticas de crianza están relacionadas con ideas que tienes de lo que debes hacer cómo papá, pero también de los niveles de estrés que estás experimentando. Un papá muy ansioso, muy estresado, no tiene la misma disposición para pensar qué quiere hacer.”

Aclara que, aunque se le pueden enseñar a un padre estrategias para modificar las conductas de su hijo, enfocadas en generar hábitos y rutinas que sirvan para disminuir las conductas que no considera apropiadas (como los berrinches o la desobediencia), lo más importante es que el padre tenga claro cuáles son sus metas de crianza e identifique sus niveles de estrés.

Tipos de crianza

Según los psicólogos, existen diferentes tipos o estilos de crianza: la negligente, la sobreprotectora, la autoritativa y la autoritaria.

La negligente puede ocurrir cuando un padre sufre demasiado estrés, lo que puede provocarle problemas de salud y generar que la relación con su hijo sea más distante. Además, este tipo de crianza puede llevar a que el hijo tenga un escaso acompañamiento por parte del padre y la madre.

La crianza sobreprotectora también se puede generar por altos niveles de estrés y de ansiedad de los padres. Como ejemplo de ésta se encuentran algunos padres que tuvieron a su hijo en una edad avanzada y lo sobreprotegen, ya que detectan muchos peligros para él.

  • Los hiperpadres o padres helicóptero son los que están siempre alrededor del pequeño. El término de hiperparentalidad, que es reciente en México, también se conoce en otras partes del mundo y se ha visto que está muy vinculado a estrés y a una crianza enfocada en el control y en la sobreprotección.

Existe la crianza autoritativa o también conocida como autorizada. Ésta consiste en que sí hay autoridad y reglas del padre hacia el hijo, pero también hay afecto.

En cambio, la crianza autoritaria es aquella en la que lo importante son las reglas, los límites y el control.

Al respecto, la doctora Gutiérrez Lara explica que si las expectativas de crianza de los padres hacia los hijos buscan brindar protección, cuidados en términos de alimentación, salud, a esto se le llama competencias protectoras.

Además, existen las competencias vinculares, las formativas y las reflexivas. Las primeras están relacionadas con generar para los hijos espacios de afecto y de apego. Este tipo de padres son muy sensibles a las características de su hijo, es decir, observan y reaccionan en relación con las características de cada uno de sus hijos.

Las competencias formativas permiten que el hijo se desarrolle física, cognitiva y emocionalmente. Este caso lo representan los padres que impulsan a su hijo a ser independiente, autónomo y con un entorno lleno de experiencias que le formen como ser humano. En este caso, el riesgo es que el padre caiga en excesos e involucre a su hijo en varias actividades y si el niño es demasiado reactivo al ambiente puede caer en situaciones de estrés.

Por último, las competencias reflexivas se relacionan con aquellos padres que constantemente analizan cuál es su rol de papás (en cuanto a qué necesita su hijo, cómo está llevando la paternidad y qué le hace falta en este aspecto) y, además, si es necesario, buscan ayuda de profesionales.

Como resultado de estos trabajos la doctora Gutiérrez Lara espera desarrollar un instrumento que mida la hiperparentalidad, seguir estudiando el estrés y las competencias parentales y su relación con los estilos de crianza.


Publicaciones relacionadas

Especial Bioética. Maternidad subrogada ¿cuál es la polémica sobre esta forma de tener hijos?

Masculinidad y feminismo tienen metas comunes: Olivia Tena Guerrero

Recuerdan a Luis Estrada, padre de la divulgación de la ciencia en México


Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2020. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM