encabezado_seccion
encabezado_seccion

¿Pueden las universidades responder a las demandas de la sociedad digital?

Entrevista con Faraón Llorens Largo, profesor de la Universidad de Alicante, España.

08-10-2019

Por Naixieli Castillo, Ciencia UNAM-DGDC

El doctor Faraón Llorens Largo es director de la Cátedra Santander y Universidad de Alicante de Transformación Digital y profesor de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Alicante.

Recientemente, el especialista acudió a la UNAM para participar en el Foro Universitario Hacia la Transformación Digital que se llevó a cabo en el Auditorio del Instituto de investigaciones en Materiales. Ahí dictó la conferencia Claves para la transformación digital de la universidad en la que invitó a debatir sobre si las universidades, a través de sus métodos actuales de operación, pueden responder a las demandas de la sociedad digital. Faraón Llorens conversó con Ciencia UNAM sobre su visión de la educación superior en la era digital. 

¿Qué es la transformación digital?

Cuando hablamos de transformación digital nos referimos a que las tecnologías de la información han cambiado el mundo y han cambiado la sociedad. Frente a esto las organizaciones tienen que adaptarse a esta nueva sociedad y responder a las demandas de los ciudadanos que están cargados de tecnología y que están acostumbrados a relacionarse entre ellos usándola. Los jóvenes, por ejemplo, se comunican en tiempo real usando los móviles. La sociedad se ha transformado digitalmente, es decir que las tecnologías están ahí y los ciudadanos las utilizan, aunque muchas veces lo hacen sin saber qué peligros implican.

¿Qué papel deben jugar las universidades en la transformación digital?

Las universidades pueden aprovechar las potencialidades que tienen las tecnologías para acercarse a los ciudadanos y cumplir de mejor manera su misión que es formar profesionales, realizar investigaciones de punta para el avance de la sociedad, apoyar la cultura e impulsar la transferencia de conocimiento.

Estas instituciones tienen que ofertar sus servicios de manera más actualizada, adaptándose a lo que están acostumbrados los jóvenes y mostrando que están a la vanguardia y que en su quehacer diario aprovechan todas las ventajas que le pueden dar las tecnologías de la información.

Al mismo tiempo, las universidades deben ser un ejemplo de que se puede usar la tecnología para lograr objetivos aprovechando el beneficio que aporta, pero de manera correcta y responsable. También tienen la responsabilidad de educar a los jóvenes para que hagan un uso adecuado y ético de las herramientas digitales conociendo las implicaciones que tienen. Además deben estar pendientes de que las empresas desarrollen productos y servicios que cumplan con normas éticas y que protejan al ciudadano.


¿Cómo viven los jóvenes la transformación digital?

Los jóvenes desde que nacieron ven aparatos tecnológicos, crecieron viendo a sus padres con móviles y ellos mismos han tenido dispositivos digitales toda su vida. Para ellos es su hábitat natural.  Sin embargo, esto no quiere decir que estén preparados, yo he dicho que hay que formarlos para enseñarles a sacar mejor partido de las tecnologías y a saber moverse por este mundo. Para ellos la transformación digital no es un cambio, es algo que ya está ahí.

Es habitual que los jóvenes estén conectados todo el tiempo al móvil, todo lo hacen a través del celular, ellos no ven la televisión sino que se conectan a Netflix y ya no ven las noticias sino que ven canales de youtube, consumen de manera distinta desde productos hasta conocimientos. La realidad es esa y obviarla no es bueno. Hay que verla, entenderla y hacer que prevalezca lo bueno de esa sociedad digital sobre lo malo.

El problema es para quienes no están acostumbrados a la tecnología. Todos los cambios cuestan, pero la mejor manera de convencer a alguien que cambie es demostrarle que con el cambio va a salir beneficiado.

Muchos piensan además que al automatizar procesos se van a quitar puestos de trabajo pero esto no es así, solamente se elimina la parte monótona y repetitiva del trabajo y las personas pueden enfocarse  en actividades más enriquecedoras para ellos mismos y para la institución.

¿Cuáles son algunos ejemplos de cómo la Universidad de Alicante aprovecha la transformación digital?

El tema de la administración electrónica en las universidades españolas está muy avanzado. La relación administrativa con la universidad es casi totalmente digital. Por ejemplo: un estudiante puede realizar el proceso de matrícula desde su casa durante el verano sin necesidad de pisar la universidad. Cuando hace un examen puede ver la corrección del mismo desde cualquier lugar con acceso a internet y ver las notas e interactuar con el profesor.

También pueden acceder a videos con las clases. Lo que se pretende para que eso sea una verdadera transformación digital es que todas las acciones estén integradas y que el estudiante o la persona que interactúa con la universidad las vea como un todo y no como acciones aisladas. Se trata de que en la relación del estudiante con la universidad lo que se pueda hacer mejor online se haga de esa manera, usando la tecnología y lo que sea mejor hacerlo presencialmente se realice de esta otra forma.

¿Cómo puede la transformación digital cambiar las aulas?

Queremos que los estudiantes acudan a la universidad a tomar buenas clases y a realizar buenas prácticas. Pero está bien si hay información que ellos pueden visualizar en sus casas con ayuda de las tecnologías digitales y solamente acuden a clase para realizar la parte crítica, el debate o el análisis de la información. Por otro lado, las tecnologías pueden ayudar a que la parte administrativa se haga más eficiente, fácil y ligera, que los estudiantes e investigadores no pierdan el tiempo en papeleo inútil.

Es muy importante tener en cuenta que las máquinas son muy eficientes para hacer tareas repetitivas o para hacer procesos muy especializados. Las universidades deben considerar que si enseñan a sus estudiantes a hacer tareas repetitivas, esas en el futuro serán hechas por las máquinas y entonces ellos no van a tener trabajo. Lo mejor es enfocarse en enseñar habilidades que la tecnología no puede hacer tan bien como los humanos como el espíritu crítico,  la capacidad de moverse transversalmente entre disciplinas, transferir fácilmente los conocimientos de un campo a otro, las reflexiones éticas y el trato humano.

¿Qué retos enfrentan las universidades frente a la transformación digital?

La universidad tiene que responder a lo que le demanda en este momento la sociedad. En muchos aspectos la universidad va adelante; las tecnologías de la información se crearon en las universidades y en la UNAM hay muchos investigadores que son punteros en campos de la tecnología digital. Sin embargo, una cosa es que las universidades sean punteras en investigación y otra que incorporen realmente las tecnologías digitales en su forma de trabajar. Entonces el reto es que en cuanto a la organización de la universidad, las tecnologías digitales sean utilizadas de manera que aporten valor a toda la parte administrativa que a final de cuentas es soporte de la docencia y la investigación.

Otro reto es el costo de entrar a la transformación digital. Dado que esta se apoya en la tecnología tiene un costo en términos de equipos y en cuanto a personas preparadas para llevar a cabo ese desarrollo tecnológico; pero es importante considerar que hay un mayor costo en hacer las tareas ignorando las soluciones digitales o incorporándolas de manera dispersa.

¿Por qué es fundamental organizar foros donde se hable de este tema?

La primera razón es porque no todos ven el potencial que tienen las tecnologías de la información y como pueden ayudar a la UNAM, por ejemplo. Hay que debatir sobre esto para verlo. La segunda razón es que uno de los aspectos que frena más la transformación digital es la cultura organizacional. Entonces hay que empezar por realmente creer que las tecnologías nos van a ayudar y creer que como organización esa es la manera como debemos dar respuesta.

Además los esfuerzos no deben hacerse individualmente. Lo que está haciendo bien en transformación digital una unidad o una facultad le serviría a la otra. Cuando una facultad o dependencia prueba algo y comprueba que funciona bien, es importante que otras facultades o unidades puedan también utilizarlo.

El foro sirve para que una organización tan grande como la UNAM  se conozca y detecte qué intereses comunes hay para poder colaborar y lograr que todos participen en la transformación digital.


Publicaciones relacionadas

La violencia afecta la integridad del individuo y de la sociedad

Los pequeños clientes en la sociedad del consumo

Estos hongos pueden intoxicarte


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2019. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad del autor; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM