encabezado_seccion
encabezado_seccion

Ni hombres, ni mujeres. Expresiones de la Diversidad de Género

Cada vez más voces llaman a reconsiderar la perspectiva de género más allá de lo femenino y lo masculino.

30-10-2019

Por Naixieli Castillo, Ciencia UNAM-DGDC

El género es el conjunto de ideas, normas, comportamientos, atributos y funciones sociales que cada sociedad considera apropiados para los hombres y para las mujeres.

Algunas personas se sienten cómodas con el género que se les designa al nacer, ya sea hombre o mujer; pero hay otros que no se identifican ni como varones ni como mujeres, se dice que tienen identidades de género no binarias. Otros fluyen entre los géneros sin identificarse con uno u otro, se dice que tienen género fluido.

Cabe aclarar que el género nada tiene que ver con el sexo, ni con la orientación sexual, como lo explica la doctora Lucía Ciccia, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM.

“Es importante aclarar conceptos que con frecuencia se encuentran solapados. La identidad de género es el género con el que se identifica una persona; algunas personas se identifican como varones, otras como mujeres, otras que no se identifican ni como varones ni como mujeres y se identifican como personas no binarias.”

En cambio, lo que llamamos expresión de género tiene que ver con cómo me expreso en términos de vestimenta, hábitos, conductas, y no es equivalente a la identidad de género. Por ejemplo, me identifico como mujer, pero mi expresión de género no responde al estereotipo de lo que entendemos por “lo femenino.

Otro ejemplo es el caso de las personas no binarias, cuyas expresiones son multimodales y no se alinean ni con el estereotipo femenino ni con el estereotipo masculino.

“Creo que, en general, todas las personas nos expresamos de manera multimodal. Es decir, no tenemos conductas “homogéneas” en relación con uno u otro estereotipo y, al mismo tiempo, continúan siendo –lo femenino y lo masculino- los ejes de referencia para movernos por “dentro” de ellos (como las personas que nos identificamos mujeres o varones) o por “fuera” (como el caso de las personas no binarias).”



  • Binario significa “que está compuesto de dos elementos”. Las personas de género binario se identifican fácilmente como mujer o como hombre.

“No dimensionamos aún otras formas de habitar nuestra materialidad –nuestros cuerpos-. Esa es una tarea para gran parte del feminismo: crear narrativas que posibiliten otras formas, todavía impensadas, de expresar nuestra existencia.”

Esta perspectiva plantea el reconocimiento a la diversidad. “Volviendo a la identidad de género, además de como mujer, me identifico cis. Este es un prefijo para visibilizar que aún continúo identificándome con el género que me impusieron al nacer. Uso la palabra imposición para denotar que se trata de una asignación arbitraria en relación con la carga valorativa con la que se interpretan las genitalidades, y no se basa en ninguna “verdad biológica”, precisa la investigadora.

“Hay personas que se identifican como trans, varones trans y mujeres trans, para visibilizar que no se identifican con el género que les impusieron al nacer y deciden transicionar hacia el otro género. Asimismo, las personas no binarias no se identifican con el género que les impusieron nacer, pero tampoco transicionan hacia “uno de los dos géneros”, puesto que no se identifican con ninguno de ellos, es decir, ni como varones ni como mujeres. Que solo existan dos géneros es parte de un sistema de sexo/género normativo, cuyo fin es prescribir nuestras identidades y expresiones.”

Distinguir la orientación sexual

“La orientación sexual es diferente tanto de mi identidad como de mi expresión de género. La orientación sexual se relaciona con mi objeto de deseo. En ese sentido, soy mujer cis y lesbiana, porque mi objeto de deseo son otras mujeres, tanto cis como trans.”

“Esta distinción es muy importante, porque solemos confundir la identidad de género de una persona con su orientación sexual; creemos, por ejemplo, que a las mujeres trans tienen que gustarles los varones. Sin embargo, no es así, porque hay muchas mujeres trans que se identifican como lesbianas.”

Agrega que también confundimos la expresión de género con la orientación sexual, entonces creemos que “todas las lesbianas son masculinas”. Tampoco es cierto, puesto que hay muchas lesbianas que se reconocen a sí mismas como femeninas.

Y cuando pensamos en personas no binarias y su orientación sexual ¿cómo podrían definir su orientación sexual las personas que no se identifican ni como mujer ni como varón? ¿Partiendo de qué eje de referencia?

Lucía Ciccia responde que “estos casos nos muestran el anacronismo de las etiquetas que nos enseñan a usar para describir nuestras prácticas. Etiquetas que son en sí mismas normativas, porque su función es aplastar nuestras subjetividades.”

EN BUSCA DE LA INCLUSIÓN. Muchas personas de género no binario no se sienten incluidas con los pronombres como él y ella, nosotros, nosotras o con sustantivos como todos, todas, otros y otras, o con las terminaciones de las palabras que indican el género como a y o, como sucede en el sustantivo niño o niña.
Para ellos, un lenguaje más incluyente usaría el pronombre elle (y su plural elles) y la letra e para un género neutro o no binario en pronombres como nosotres, sustantivos como todes, o en palabras con terminaciones que no indiquen el género como niñe, en lugar de niño o niña.  Aunque muchas personas feministas y no binarias usan estas variaciones, la Real Academia de la Lengua Española aún no las ha incluido en sus normativas.

En su opinión, vivimos en sociedades cisexistas y heteronormativas, ¿qué significa? Que se “naturaliza” la identidad cis y la orientación sexual heterosexual como las prácticas normales/naturales.

Sin embargo, plantea  que nadie nace cis ni nadie nace heterosexual, como tampoco nadie nace trans, no binario.  gay, lesbiana, bisexual, asexual, pansexual; en cambio, construimos nuestra identidad y nuestra orientación sexual. “Pero cuando por uno o más motivos nos expresamos a través de prácticas no normativas, se nos patologiza, marginaliza y estigmatiza.”

Desde su visión, una forma de contribuir a frenar la actual lectura patriarcal con la que son leídos los cuerpos –lectura binaria, jerárquica, cisexista, y heteronormativas— es cuestionar la idea de que nacemos varones o mujeres, y entender que las funciones reproductivas no “predicen” conductas sociales como la identidad de género, la orientación sexual o la expresión de género.”

“Cada persona debe poder elegir cómo se identifica, cómo quiere expresarse y quién o quiénes son objeto de su deseo, todo esto sin ser etiquetada bajo categorías normativas como lo son las del género y la sexualidad.”

Infórmate. Construyamos sociedades incluyentes. Te invitamos al ciclo de actividades Somos Diversidad. Retratos de Género. Aquí puedes consultar fechas, sedes y horarios. 


Publicaciones relacionadas

8M: Mujeres en la cárcel, donde las desigualdades de género persisten

Registros de mujeres mayas dedicadas a actividades que en otras culturas desempeñaban hombres

Entender la transexualidad y demás expresiones de la diversidad sexual


Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2021. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM