encabezado_seccion
encabezado_seccion

Rumbo a la Noche de las Estrellas 2017: Crónica de una observación lunar

Faltan unos días para ser parte de la gran fiesta astronómica

10-11-2017

Por Susan Irais

Retumban con fuerza los tunkules y los zacatanes suenan las flautas y las conchas de tortugas, las mujeres gritan con desesperación, todos se esfuerzan por apoyar a la Luna en su lucha contra el Sol.

La Luna sangra, parece sucumbir contra el imponente dios Sol, las tinieblas se apoderan del firmamento. El Sol ha quedado de espaldas a la Tierra, creando una sombra en la Luna, según la mitología de los antiguos mexicanos.

El satélite ha entrado en penumbra, o como dicen los astrónomos: estamos ante un eclipse lunar. Es el primer penumbral de Luna del año, las lentes de los telescopios se orientan al satélite eclipsado: la Luna de sangre del 10 de febrero de 2017.

Los espectadores del esperado evento astronómico acercan ansiosos un ojo al lente, mientras cierran el otro para admirar a la esfera blanca en todo su esplendor; por un momento parece cercana, radiante, imponente, vestida de escarlata.

A la espera del eclipse

El fenómeno astronómico ha reunido familias enteras y grupos de universitarios, quienes aguardan pacientes en la explanada de Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM. Se han formado en una fila, para obtener un pase al planetario móvil del museo, en la fila, los visitantes protegen su lugar, pues el cupo para el planetario es de treinta personas.

Una vez que todos tienen horario para la función, la fila se rompe y los asistentes se reparten en los diferentes talleres que ofrece el museo. Algunos colorean el mapa celeste maya, otros escuchan mitos sobre el origen de la lluvia y las constelaciones que yacen en el cosmos mientras comienza la primera función.

En oscuridad total, treinta personas se sientan a tientas, hombro a hombro, murmuran mientras esperan a que todos hayan tomado su lugar. Una voz amable rompe el caos “Bienvenidos al planetario móvil del Universum”

Una pequeña luz anaranjada se alcanza a ver en medio de la oscuridad, un cilindro oscuro la proyecta en diversas estrellas, todo el sistema solar en una pequeño iglú. Los cosmonautas se rodean de planetas, estrellas y constelaciones, “vemos las estrellas”, gritan los niños.

La luna escarlata

El Sol enfureció al ver los pecados de los humanos y determinó exterminarlos. Pero la Luna ha salido en defensa y ahora, a través del lente se mira a una Luna en plena batalla contra el Sol. La luz del astro se apaga, es un rostro que no se ve, un calor que se extingue, es la vida que se acaba.

En la cosmogonía maya, la batalla entre los dioses era un evento terrorífico. Ninguna mujer embarazada podía admirar con deleite el eclipse, pues la Luna, la diosa madre es también la responsable de la fertilidad.

En la explanada de Universum los asistentes han aumentado, hay una fila enorme, están acomodados en zigzag frente a un recuadro bordeado por cintas donde se resguardan los telescopios, todos aguardan su turno para ver a través de la lente.

El legado maya va desde el mapa celeste y la interpretación del cosmos hasta los amuletos para contrarrestar los males de la Luna de sangre.


La observación lunar llega al momento más deseado, son las seis de la tarde con cuarenta y cuatro minutos. Allá en el firmamento la Luna se tiñe de rojo cada vez más intenso, esto,  porque nuestro satélite natural se acerca al exterior de la sombra de la Tierra y es la sombra quien lo viste de escarlata. 

El espectáculo de aquel 10 de febrero de 2017 duró alrededor de cuatro horas, tiempo suficiente para que en la fila de los telescopios se complaciera a todos.

A la espera de volver a  ser cosmonautas por una noche, niños, jóvenes y adultos de varias partes del país se volverán a reunir para observar algún astro y convivir con astrónomos y estudiosos del Universo, en la Noche de las Estrellas 2017.  

Esta gran fiesta astronómica  de México se llevará a cabo el próximo 25 de noviembre. Consulta sedes y horarios: http://www.nochedelasestrellas.org.mx


Sobre el autor. Susan Irais escribió esta crónica durante la realización de su Servicio Social en Ciencia UNAM. La incluimos en la sección Tus ideas en línea,  un espacio abierto a la participación de estudiantes y profesores creativos, interesados en compartir sus productos de  comunicación pública de la ciencia. Envíanos tu propuesta a cienciaunam@unam.mx

Publicaciones relacionadas

25 de noviembre. Noche de las Estrellas 2017: un paseo por el Sistema Solar

Rumbo a la Noche de las Estrellas 2017: el GPS y sus aplicaciones

Rumbo a la Noche de las Estrellas: Con robots México conquistará la Luna en 2019


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM