encabezado_unam
encabezado_seccion
Martes, 25 de abril de 2017
Inicio » Actualidades » Materia y Energía » El festejo continúa: fundadores conmemoran los 20 años del Museo de la Luz
El festejo continúa: fundadores conmemoran los 20 años del Museo de la Luz
Los participantes en la mesa conmemorativa. Foto y diseño: Bárbara Castrejón.
Los participantes en la mesa conmemorativa. Foto y diseño: Bárbara Castrejón.

Imprimir Resize


Isabel Pérez S., DGDC-UNAM
22/11/2016
Actualidades
Materia y Energía

El Museo de la Luz de la UNAM celebra 20 años de comunicar los conocimientos científicos asociados a la luz mediante recursos museísticos de vanguardia. En estas dos décadas, se ha convertido en un referente en torno al tema de la luz a nivel nacional e internacional.

Desde el día que abrió sus puertas, el Museo ofrece la oportunidad de acercarse a la cultura de una manera distinta. Apoyándose en tres de sus componentes fundamentales: la ciencia, el arte y la historia, conduce a sus visitantes a descubrir el increíble mundo del fenómeno más utilizado por la humanidad: la luz.

En el marco de la celebración, se preparó un amplio programa de actividades que se llevó a cabo del 10 al 18 de noviembre; una de ellas fue la mesa redonda “XX Aniversario del Museo de la luz: pasado, presente y futuro”, en la que participaron los pioneros del Museo quienes en sus inicios, le dieron forma y aportaron diversidad de ideas para convertirlo en lo que hoy es.

Trabajo conjunto

Ahí, Ana María Cetto, directora del Museo de la Luz, dijo que desde un inicio, la creación y desarrollo del proyecto ha sido mediante un trabajo colectivo y de colaboración, lo cual ha sido muy gratificante; “el simple hecho de que sea un museo universitario, lo hace diferente”, resaltó.

En él, subrayó, hay profesionistas de todas las especialidades y todas las ramas del saber; es gente que se apasiona por lo que hace dentro del Museo y que pone su mejor esfuerzo para que el recinto sea cada día sea mejor.

Por su parte, José Franco, director general de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, refirió que no existe en el mundo un museo con las características del Museo de la Luz, que como su nombre lo dice, está dedicado a este fenómeno pero no sólo desde el punto de vista de la física, sino también muestras las consecuencias dicho fenómeno sobre la Tierra.

La vida en la Tierra, continuó, está sostenida por la energía que llega del Sol en forma de luz, lo que ha mantenido la vida en el planeta por más de 3 mil millones de años. Lo anterior es esencial para entender, por ejemplo, que cuando se habla de energías alternativas se está hablando de energía solar, eólica, del mar, entre otras; y esto se contrapone a los combustibles fósiles producto de la energía solar.

La primera sede

En el auditorio Fósforo, Jorge Flores, investigador del Instituto de Física, rememoró que el antiguo Templo de San Pedro y San Pablo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, le fue otorgado a la Universidad Nacional y luego de mucho cavilar, se decidió que se hiciera ahí un museo temático, un espacio que tuviera que ver con todo, con la vida, la energía, con la transmisión de información, entre otros muchos aspectos.

Fue así como nació la idea del ubicar ahí al Museo de la Luz, pero para lograrlo, hubo que pasar por diversas travesías sobre todo en lo referente a la construcción, ya que por ser una construcción tan antigua estaba hundiéndose de manera diferencial, lo que representaba un problema para instalar el museo. Así pues, la primera dificultad que se presentó radicaba en salvar el templo, relató Flores.

Salvador Cuevas, investigador del Instituto de Astronomía, recordó que en el Templo de San Pedro y San Pablo, primera sede del Museo de la Luz, existía un espejo líquido de mercurio que rotaba y aparecía un alebrije en el aire, lo cual era muy novedoso para su época.

Se tenía pensado instalar un lente en una de las cúpulas apuntando las diferentes posiciones del sol (equinoccios y solsticios), pero por Patrimonio Universitario consideró que por su peso, no debían instalarse.

Para el nuevo Museo de la Luz que posiblemente se construirá en la zona cultural de Ciudad Universitaria, se pretende colocar la lente del Telescopio gran ecuatorial para hacer una cámara oscura, explicó.

La riqueza de la luz

Gustavo Avilés, académico de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, precisó que la luz se vuelve un fenómeno que no siempre es visual, no sólo es óptica y toca todas las partes del cuerpo; también pasa por la medicina y la ergonomía.

“La luz no sólo es visualmente óptica, es una energía que abraza una serie de componentes que rebasan el pensamiento lógico y que no pretende tener definiciones. En resumen, es un componente inaccesible, no medible, que corresponde al principio de la creatividad y de la creación”.

En estos 20 años, las cosas han mejorado mucho para la luz, consideró Luis de la Peña, del Instituto de Física. La luz ha rejuvenecido y en la actualidad hay toda clase de tecnologías y posibilidades que no existían cuando se concibió el Museo.

Se tiene la idea, agregó, de que en la medida que se permita llevar adelante los planes de remodelación del Museo en una nueva sede, será posible también modernizarlo, es decir, incorporar nuevas tecnologías que puedan ser de gran utilidad para la enseñanza de los jóvenes.

 

sombra_general
Envíe un comentario

sombra_general
Comentarios
sombra_general
barras
Hecho en México. Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Todos los derechos reservados 2010-2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web administrado por: Dirección General de Divulgación de la Ciencia, contacto@dgdc.unam.mx
barras
Subir