encabezado_seccion
encabezado_seccion

Plataforma registra consumo de agua de edificios en tiempo real

Alentar la participación de la comunidad, uno de los retos de PUMAGUA. Diseño: Jareni Ayala.

21-03-2014

Por Naix’ieli Castillo García, DGDC-UNAM



La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través de su Programa de Manejo, Uso y Reuso del Agua (PUMAGUA) diseñó una plataforma digital para conocer en tiempo real el consumo de agua en cada uno de los edificios instalados en Ciudad Universitaria, campus central de esta casa de estudios, en la capital mexicana.

Fernando Jorge González Villareal, director PUMAGUA, dijo que la plataforma SUMA (Sistema Universitario de Monitoreo de Agua) se logró instalando en las tomas de agua del campus cerca de 250 medidores que registran cuanta agua pasa por ese punto en cada momento.

Los medidores cuentan con un chip llamado datalogger  que transmite la información vía antenas y mediante fibra óptica a la Torre de Ingeniería, donde los datos se procesan  y se obtienen las gráficas de los medidores instalados a la entrada de cada edificio.

El sistema, que cuenta con una alarma que avisa al operador cuando el consumo se dispara rebasando un cierto porcentaje, es muy útil para detectar fugas. El especialista con maestría y doctorado en la Universidad de California en Berkeley, explicó que si se encuentra un consumo muy alto de agua en un edificio un domingo en la noche, lo más probable es que se trate de una fuga o pérdida.

El análisis del consumo por hora y por día permite conocer la cantidad de líquido que se está perdiendo en cada edificio. Esta información se combina con otras tecnologías para encontrar fugas.

Se trata de unas máquinas llamadas correladores que son sensibles al ruido que tienen las fugas y permiten detectar donde están. También se utilizan geófonos, unos aparatos que amplifican el sonido del agua al salir de las tuberías.

En el futuro, la alerta de consumo elevado será enviada a los responsables de cada edificio universitario y la plataforma podrá monitorear también la calidad del agua. La tecnología ya se encuentra funcionando, pero la información es de acceso restringido por ahora.

El investigador del Instituto de Ingeniería aseguró que muy pronto los datos podrán consultarse en un portal de Internet, con la finalidad de que cualquier universitario pueda conocer cómo es el servicio e impulsar la transparencia en el manejo del agua.

Estos avances notables que ha logrado PUMAGUA en el manejo del recurso comenzaron en 2006, cuando más de 20 mil especialistas de todo el mundo se reunieron en México para celebrar el Foro Mundial del Agua. Este acontecimiento llevó al Consejo Universitario a preguntarse qué tan bien se manejaba el agua en la UNAM y tras crear  PUMAGUA en 2007 pidió a la nueva dependencia que realizara un diagnóstico.

Combatir fugas

El doctor Fernando González Villarreal dijo que los estudios llevados a cabo en 2008 revelaron que el manejo del agua en la Universidad se parecía mucho a lo que pasa en otras ciudades del país, en donde las pérdidas por fugas eran de alrededor del 40 por ciento y en muchos casos, superiores al 50 por ciento.

Se supo que en la Universidad, se perdía por fugas aproximadamente el 50 por ciento del agua que se extraía de los tres pozos que abastecen al campus. Esta pérdida se calculó en 50 litros por segundo. Dicha cifra mostró que se hacía un uso poco eficiente del agua.

En cuanto a la calidad del agua también se identificaron problemas. El agua de beber no cumplía con todas las normas nacionales e internacionales para el agua potable y el agua de jardines y parques deportivos tampoco cumplía con las normas de reuso, porque las plantas de tratamiento que había en ese momento no tenían la capacidad necesaria.

Adicionalmente, las encuestas revelaron que la comunidad universitaria desconocía cómo se abastece el agua en Ciudad Universitaria, ignoraba cuáles eran los problemas relacionados con el recurso y pensaba, en general, que se le daba poca atención al tema del agua.

Este diagnóstico llevó a PUMAGUA a desarrollar un plan para cambiar la situación y mejorar el uso y reuso del agua en la UNAM con la participación de toda la comunidad.

Las metas han sido cuatro: generar el conocimiento de la red de abastecimiento, reducir las pérdidas por fuga a la mitad, que toda el agua que se distribuye en la universidad, tanto la de reuso como la potable, cumpliera con las normas,  y desarrollar un proyecto para comunicar a la comunidad los avances y las vías para su participación.

Acciones a favor del agua

A la fecha, además de la plataforma que permite conocer la cantidad de agua que consume cada dependencia en tiempo real, se cuenta también con un mapa que muestra con claridad la red de tuberías que se usan para la distribución, que es de 53 kilómetros en Ciudad Universitaria, y se cuenta con un sistema de medición de la calidad del agua.

El sistema de detección de fugas de PUMAGUA, basado en tecnología de punta, ha permitido disminuir las pérdidas de 50 litros por segundo que había en 2008 a 30 litros por segundo en la actualidad, lo que corresponde a un 40 por ciento menos agua desperdiciada.

Por otro lado, en el diagnóstico realizado en 2008 se identificó que el rubro en el que más se gasta agua en la universidad es el excusado. Los especialistas calculan que cada persona usa aproximadamente 20 litros cada día durante el tiempo que está en el campus. Por esta razón, otra de las medidas que se ha implementado fue remplazar los muebles de baño obsoletos por otros que ahorran hasta 40 por ciento del vital líquido.

También se ha renovado y modernizado totalmente la planta de Cerro del Agua y ahora cuenta con la tecnología de reactor biológico con membranas o MVR que produce agua de excelente calidad para el riego de parques y jardines.

Fernando González dijo que existen 150 hectáreas de parques y jardines en CU y de ellas 50 hectáreas se riegan con agua de reuso. La meta es aumentar la zona regada con agua reciclada a 100 hectáreas y adicionalmente reemplazar las plantas de los jardines por vegetación nativa del Pedregal de San Ángel que no necesita riego.

En la parte de comunicación, agregó,  también se ha hecho un trabajo muy amplio llevando el programa a Centros y Facultades de la Universidad en la ciudad de México y en los campus foráneos..

Ciencia contra problemas del agua

Científicos de la UNAM han aportado todo su talento en la resolución de los problemas del agua. PUMAGUA ha colaborado con especialistas de la Facultad de Medicina, en  donde se realizan análisis microbiológicos y con técnicas de biología molecular; ellos contribuyen a la detección no solo de bacterias vivas sino de trazas de estos organismos presentes en el agua.

En colaboración con el Instituto de Ecología, se ha muestreado y hecho análisis del contenido de bacterias en los pastos de Ciudad Universitaria. Con otras instituciones se han hecho análisis de cuánto gasta la comunidad universitaria en comprar agua embotellada, encontrando que se desembolsa poco menos de un millón de pesos diarios.

Además se han hecho modelos matemáticos de la red de abastecimiento usando las técnicas más modernas para observar el comportamiento de la red y proponer cambios que hagan mas eficiente el abastecimiento. Asimismo se han llevado a cabo encuestas sobre las opiniones, percepciones, y motivaciones de las personas que utilizan el recurso.

Retos futuros

El director de PUMAGUA destacó que en el futuro PUMAGUA se concentrará en mantener un observatorio que permita una comunicación más estrecha con la comunidad universitaria e informar con veracidad sobre la calidad y cantidad del agua que se usa.

También se trabajará en que las medidas exitosas tomadas por la Universidad se repliquen fuera de esta casa de estudios. De hecho, el programa ya trabaja en algunas comunidades pequeñas de Oaxaca para probar la tecnología y ofrecer una alternativa inteligente para el manejo del agua.

El reto actual de PUMAGUA, concluyó, es  llegar a todos los confines de la UNAM y que los avances sean irreversibles.

Publicaciones relacionadas

Consumo alto en sal, causante de la hipertensión arterial

Establecer precios reales podría mejorar la distribución del agua

“No hay escasez de agua”: José Joel Carrillo Rivera


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM