encabezado_seccion
encabezado_seccion

Las dos caras de la mariguana: efectos adversos y medicinales

Al menos 1.5% de los mexicanos de entre 12 y 65 años ha consumido mariguana. Foto: Internet. Diseño: Bárbara Castrejón.

19-02-2013

Por Liliana Estela Morán Rodríguez, DGDC-UNAM



Fumar un “churro” para inspirarse o tranquilizarse es un consejo popular transmitido por películas, vídeos musicales o series occidentales. En ellas, se muestra que la mariguana provoca un efecto relajante y, en muchas ocasiones, “enciende” la creatividad o los talentos escondidos. Sin embargo, el consumo de esta planta tiene muchas implicaciones en la salud, sobre todo antes de los 21 años, edad en que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades mentales.

Se conocen más de mil 200 variedades de la Cannabis sativa, más conocida como mariguana; muchos de los híbridos surgieron de países como Afganistán, Nepal, México, India, Estados Unidos y en diversas partes de América Latina, informó el doctor Fernando Cano Valle, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

La forma más común del consumo de la planta es la inhalación en cigarrillos (carrujo), pipas o blunts (puros o cigarros a los que se les saca el tabaco y se rellenan con mariguana), de esta forma se combinan las sustancias químicas de la nicotina y de la planta. Otro modo de consumo es vía oral. Ésta se espolvorea en la comida o en infusiones como té. El hachís, su forma más concentrada, funciona como aceite que se unta en el cuerpo.

Fernando Cano Valle, coordinador del coloquio Bases farmacológicas del consumo de mariguana y su impacto en la protección de los derechos humanos, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas, recordó que Delta 9 Tetrahidrocanabinol o THC, es la principal sustancia activa y se encuentra en todas las variedades—. Puede producir cambios psíquicos, sociales y químico-biológicos en el cuerpo; por eso, se le considera una droga.

Desde comienzos del Siglo XX en todo el mundo comenzó a criminalizarse el consumo, posesión, venta y preparados de mariguana. A pesar de ello, datos de la Organización Mundial de la Salud, la refieren como una de las drogas ilícitas más utilizadas en el mundo: al menos 4% de la población mundial la consume.

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, la mariguana es utilizada por el 80 % de los consumidores de drogas ilícitas. Al menos 1.5% de los mexicanos de entre los 12 y 65 años aceptó haberla consumido. Los hombres son los principales consumidores, y de los 18 a los 34 años, no importando sexo, es la edad en la que más se utiliza esta droga.

Los riesgos en la salud

El problema es el inicio y el consumo de la mariguana antes de los 21 años, destacó María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente. “En México, entre el 13 y el 17% del total de consumidores depende de esta droga, pero los jóvenes son quienes más adicción generan”.

La académica de la Facultad de Medicina advirtió la importancia de evitar que esta droga sea probada por menores de 21 años. A esa edad, su sistema nervioso central no ha madurado y ellos tienen mayor probabilidad de desarrollar enfermedades mentales.

El consumo constante de la mariguana puede afectar la memoria, generar déficit cognitivo, cáncer, depresión, psicosis, ansiedad y otros problemas mentales asociados.

“El consumo de esta droga tiene una relación directa con la salud y los problemas mentales, pero antes de tomarla como única causante se debe conocer el estado de salud mental y los factores genéticos y sociales que pudieran desencadenar un trastorno mental, incluso antes de consumirla, explicó Gerhard Heinze Martin, jefe del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina.

La mariguana actual no es la misma que la de los años sesenta, “en ese entonces contenía 10 miligramos de THC por carrujo, ahora contiene hasta 300, esto resulta peligroso pues llega más rápido al cerebro, reveló Rodolfo Rodríguez Carranza, Jefe del Laboratorio de Medicamentos en la FM.

Por ello, es indispensable contar con estudios que tomen en cuenta la actual concentración para obtener resultados de las diferentes implicaciones que este cambio ocasiona, detalló.  

Usos medicinales

La mariguana, según Rodríguez Carranza, funciona como analgésico y podría ayudar a hacer más llevadera la vida de los enfermos terminales y la de aquellos que tienen sufrimientos físicos o mentales.

“Si tomamos en cuenta que los médicos debemos aliviar el padecer de las personas, bien podríamos considerar a la mariguana dentro de los tratamientos, pues buscando los efectos específicos podríamos desarrollar el “primer medicamento antipadecer” para quienes necesitan vivir dignamente en los últimos momentos de su vida”, dijo el especialista en farmacología.

El doctor Gerhard Heinze indicó que del total de quienes aceptan consumir mariguana, o haberla consumido alguna vez, el 20% argumenta que es por su efecto analgésico, tranquilizante o estimulante para seguir adelante con algún dolor temporal o crónico.

"En países como Holanda, Estados Unidos y Canadá permiten su consumo para usos medicinales o recreativos. Diversos estudios destacan sus beneficios en la salud: reduce presión intraocular en casos con glaucoma, en las quimioterapias reduce nausea y vómito, aumenta el apetito en los pacientes con VIH-SIDA, también tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes”, agregó el especialista.

Legalizar, ¿para qué?

La legalización de la mariguana reduciría hasta el 80% de su precio final y evitaría todos los problemas asociados con la delincuencia. No obstante, ¿el sector salud está listo para afrontar el problema?, fue la pregunta sin respuesta que planteó la doctora Medina Mora durante su participación en el coloquio.

Por su parte, el doctor Fernando Cano Valle, explicó que desde el ámbito jurídico queda claro que se prohíba por el daño a terceros, “pero el Estado no puede impedir que alguien se haga daño así mismo, con las prohibiciones convierten al sujeto en un ser vulnerable, criminalizado y no como debería ser visto: un paciente, enfermo, adicto que necesita atención médica para afrontar su problema”.

Aclaró que tampoco es tan fácil aceptar la legalización, pues se necesita un sistema educativo  fuerte que contenga formación psicosocial para la salud y que la prevención de adicciones se sustente con evidencias científicas: “Lo que sí es un hecho es que la criminalización limita la prevención y la difusión de la información”.

El sector salud no ha podido afrontar el problema de drogas permitidas como el tabaco y el alcohol. El tabaquismo en México provoca la muerte de más de 60 mil personas al año (165 al día), además de ser factor de riesgo en seis de las ocho principales causas de mortalidad.

A su vez, el consumo de alcohol ocasiona la muerte de cerca de 16 mil personas al año y se asocia con el 90% de los accidentes de tránsito.

Las adicciones, coinciden los especialistas, deben afrontarse de modo multidisciplinario a partir del ámbito médico, pero con medidas de prevención que pueden implementarse socialmente como: educación, legislación e información.

Publicaciones relacionadas

Mariguana, el reto de cultivar la investigación

¿Por qué regular el uso terapéutico de la mariguana en México?

El uso tradicional de las plantas medicinales, un aporte para la ciencia


Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Enrédate         Síguenos en nuestras redes sociales

Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2021. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM