encabezado_seccion
encabezado_seccion

Prevenir enfermedades, objetivo de la Clínica del Viajero de la UNAM

La Clínica del Viajero está en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la ciudad de México. Foto: Bárbara Castrejón Gómez.

17-01-2013

Por María Luisa Santillán, DGDC-UNAM



Ubicada en la parte alta de la Terminal 2, frente a la puerta 5 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, se encuentra la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (CAPV), una unidad mixta de la División de Investigación de la Facultad de Medicina de la UNAM, que cumple con sus objetivos de prevenir enfermedades y sus complicaciones en la población viajera.

Desde agosto de 2011, esta institución trabaja sobre tres ejes principales: servicio, docencia e investigación. Cuenta con personal que brinda atención a la comunidad universitaria y al público en general durante los 365 días del año. Desde su creación hasta septiembre de 2012 ha atendido a casi mil 100 viajeros, de los cuales 72 por ciento vive o reside en la zona conurbada, 5 por ciento en el extranjero y el resto en el interior de la República. Alrededor del 50 por ciento de los pacientes visitan destinos que representan alto riesgo para adquirir enfermedades.

Los sitios más visitados son América del Sur, Europa y Asia-Pacífico, y con menor frecuencia viajan al Subcontinente Indio, África y Oceanía. Además, 80 por ciento de los viajeros tienen como nivel mínimo de estudios licenciatura o posgrado y 50 por ciento de la población que acude a la Clínica requiere tratamiento contra el paludismo o malaria.

El doctor Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica, señaló que en México no existen cifras que indiquen de qué enferman los viajeros o qué hábitos tienen para prevenir su salud. Por ello, uno de sus objetivos es conocer los patrones de flujo migratorio tanto de los connacionales como de los extranjeros, las medidas de prevención que toman, el tipo de enfermedades que adquieren durante el viaje y las complicaciones que se pueden presentar por no tener una cultura de la medicina preventiva del viajero.

Atención de vanguardia

En la actualidad es posible viajar largas distancias en muy poco tiempo. Este beneficio, sin embargo, implica algunos riesgos en materia de salud. Por ejemplo, es factible que un viajero contraiga una enfermedad antes de ingresar al avión, la desarrolle durante el vuelo y la exporte al país al que se dirige. Por lo anterior, la prevención en materia de salud debe ser parte de la planeación del viaje.

La atención que se brinda en la clínica está dirigida a tres rubros: viajeros que acuden previamente al servicio; aquellos que enferman durante el viaje y a quienes se les brinda asesoría vía correo electrónico o telefónica, y viajeros que se enferman después de haber regresado a México y que de acuerdo al tipo de complicación, y en caso de ser necesario, son remitidos a otras unidades hospitalarias.

Los servicios que ofrece son consultas médicas preventivas, asesoría y seguimiento durante el viaje, expedición de certificados internacionales para el transporte de medicamentos y dispositivos sanitarios de uso personal y de vacunación, entre otros.

El tipo de vacunas que ofrecen son de hepatitis A y B, fiebre amarilla, sarampión, rubéola, parotiditis, difteria, tétanos, tosferina, fiebre tifoidea, influenza estacional y pandémica, meningococo, H. Influenzae B y poliomielitis. Además, el doctor Baruch comentó que la clínica tiene capacidad para referir pacientes que requieran vacuna por encefalitis japonesa o con encefalitis por garrapata.

El doctor Díaz detalló que se recomienda que los viajeros que requieran de algún tipo de vacuna acudan como mínimo 10 días antes a la clínica, dado que el efecto de una vacuna en ocasiones no es instantáneo y lo mejor sería observar los efectos que ésta tiene sobre la persona. Asimismo, explicó que el tiempo óptimo para acudir a una consulta es de 3 a 4 semanas antes del viaje y aquellas personas que reciben tratamiento médico deberían acudir a la CAPV de uno a dos meses antes, sobre todo si realizan viajes largos o a lugares exóticos.

“Todas estas vacunas tienen indicaciones de acuerdo al tipo de viaje que se va a hacer. Es muy diferente un viajero que va por negocios a uno que va de mochilazo, o uno que va a Sudamérica en comparación con quien va a Asia. Se enferman distinto, tienen diferentes factores de riesgo y hay vacunas específicas para cada uno de ellos, así como recomendaciones para evitar enfermedades durante el viaje”, comentó el doctor Díaz Ramírez.

Filtros de sanidad

Cuando los viajeros regresan al país hay tres mecanismos por los cuales se pueden detectar enfermedades relacionadas con el viaje. El primero es la frontera sanitaria que está a cargo de Sanidad Internacional. El segundo filtro es que acudan a la Clínica del Viajero aquellas personas que se sientan enfermas o que acudieron previamente a ésta y que a su regreso reportan que presentan alguna enfermedad que sienten que está relacionada con el viaje.

El tercer mecanismo es a través de los hospitales y todo el servicio de salud de México, al respecto el universitario explicó que en estos sitios a la hora de hacer un diagnóstico deberían, aunque no se tiene la cultura, de preguntar si el padecimiento que presenta el paciente tiene relación con un viaje o no.

Areas innovadoras en Medicina del viajero

Algunos de los frutos que ha brindado esta clínica es el desarrollo de líneas de investigación relacionadas con mejorar la calidad de vida de la población viajera. Una de ellas está enfocada en abordar el tema del riesgo cardiovascular, sobre todo la trombosis venosa del viajero. Esta enfermedad se presenta en personas mayores de 50 años que viajan por más de 8 horas y quienes al estar por mucho tiempo sentadas pueden desencadenar coágulos en las piernas, los cuales al liberarse llegan a provocar embolias pulmonares o cerebrales.

De acuerdo con el doctor Díaz Ramírez con los datos obtenidos de esta línea de investigación podrían difundir información sobre ejercicios que se pueden hacer para prevenir la enfermedad, qué hábitos tener durante algún vuelo o cómo detectar la enfermedad si se presenta posterior al viaje, pues explicó que ésta puede aparecer de dos a tres semanas después, por lo que es importante que se sepa cómo detectarla en caso de ser necesario.

Otras líneas de investigación están relacionadas con la fármacovigilancia de los efectos que provocan las vacunas que se aplican a los viajeros que acuden a la Clínica y en los Derechos humanos y población vulnerable, en específico los indocumentados. Asimismo, esperan pronto trabajar en conjunto con los Servicios Médicos del aeropuerto y con Sanidad Internacional en un proyecto enfocado al monitoreo de las enfermedades, por ejemplo, de viajeros con fiebre. “Esta línea cobra importancia a la hora de hablar de influenza y sarampión, porque así se pueden detectar casos antes de que viajen o de que ingresen al país”.

Asimismo, el doctor Baruch Díaz expresó que la CAPV está suscrita a la Sociedad Internacional de Medicina del Viajero, órgano encargado de regular en todo el mundo esta área de conocimiento. En México, recientemente se certificarán los primeros médicos en esta especialidad, la cual se rige bajo los preceptos académicos de dicha institución mundial.

En la CAPV se llevan a cabo sesiones académicas semanales, además de que tienen una interacción constante con diversas clínicas del viajero de varias partes del mundo. Asimismo, se tienen sesiones con residentes invitados del Centro Médico La Raza, con Sanidad Internacional y con los Servicios Médicos del Aeropuerto, además de que el personal de la Clínica otorga pláticas y conferencias en agencias de viaje y operadoras turísticas.

Fomentar la cultura de la prevención

El universitario comentó que diariamente en la Clínica se hace un monitoreo epidemiológico a nivel mundial de todas las enfermedades y brotes que están sucediendo en ese momento. Se consultan alrededor de 50 ó 60 fuentes todos los días, internacionales y nacionales. “Con esa información se realizan algunas diapositivas y presentaciones que se cargan en nuestro sitio web, además cuando alguien nos pide orientación por teléfono les podemos informar si existe alguna recomendación específica, de acuerdo al destino al que se dirigen”.

Cabe destacar que actualmente esta unidad mantiene una colaboración activa con la Dirección General de Intercambio Estudiantil de la UNAM, así como con programas de otras universidades como la Iberoamericana, el Tecnológico de Monterrey y la Universidad Simón Bolívar.

Por último, el doctor Jorge Baruch Díaz Ramírez indicó que el fomento de la cultura de la prevención en el viajero requiere de un amplio trabajo de divulgación, aunado al acercamiento con operadoras turísticas y con los diversos sectores de la sociedad y del gobierno relacionados con los viajes.

Publicaciones relacionadas

Vacunación, una de las medidas más efectivas de erradicar enfermedades

Simulación clínica, herramienta para que los médicos aprendan de sus errores sin afectar a pacientes

Disminuir la transmisión materna del VIH: objetivo del milenio


Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Enrédate         Síguenos en nuestras redes sociales

 

Gacetas UNAM

 

Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2023. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM