encabezado_seccion
encabezado_seccion

Impulsar una política alimentaria nacional, integral y coordinada: Carlos Labastida Villegas

Dirige desde hace tres años el Programa Universitario de Alimentos.

19-08-2019

Por María Luisa Santillán, Ciencia UNAM-DGDC

El primer acercamiento que el médico veterinario zootecnista Carlos Labastida Villegas tuvo con el tema de la alimentación fue en 1977, cuando uno de sus profesores le recomendó leer el libro Geopolítica del hambre, de Josué de Castro, el cual narra diversas situaciones de sequía, hambruna y desnutrición en una región brasileña. A partir de la lectura de este libro, se interesó vivamente por los temas de agricultura, alimentación, hambre y desnutrición, y siguió formándose de manera autodidacta en esas temáticas.

En ese momento él era estudiante de la carrera de Medicina, Veterinaria y Zootecnia en la UNAM, en donde cuatro años después, en 1981, se crearía el Programa Universitario de Alimentos, al cual ingresó a finales de 1982 para hacer su servicio social y, posteriormente, permaneció trabajando ahí durante seis años.

A su salida del PUAL realizó distintas funciones dentro de la misma universidad. Laboró en diversas áreas de la Coordinación de la Investigación Científica y se desempeñó como secretario técnico del Consejo Técnico de la Investigación Científica. Dicha función le permitió ser testigo de la creación de diversos centros e institutos de investigación científica y, a la vez, conocer y participar en actividades relacionadas con la política científica y tecnológica de la UNAM.

Posteriormente, formó parte del Programa de Educación a Distancia (EDUNAM), primer programa de esta naturaleza en la Universidad, en el cual realizó labores de relaciones públicas y difusión.

“En EDUNAM trabajábamos siete personas, promoviendo el uso de la Video Conferencia Interactiva por parte de las distintas entidades académicas de la UNAM, para que conocieran esta valiosa herramienta de comunicación y la utilizaran en las múltiples actividades que el medio permitía, era algo nuevo para la institución y, si lo era para la UNAM, más lo era para el país”, narra.

Recuerda que en ese momento sólo había tres entidades que contaban con equipos de videoconferencia en la UNAM: la Escuela Permanente de Extensión en San Antonio Texas, TV UNAM y Rectoría. En la actualidad, la institución cuenta con una amplia infraestructura con cientos de equipos de videoconferencia, aunada a los enormes avances en comunicación digital que se han registrado en los años recientes en el mundo.


Trayectoria destacada

Más adelante se integró a la entonces Dirección General de Servicios de Cómputo Académico (DGSCA) de la UNAM donde fungió como Coordinador de Planeación.

Posteriormente formó parte del Consejo Académico del Área de las Ciencias Biológicas, Químicas y de la Salud de la UNAM, primero como asesor y luego como su secretario.

“Este consejo académico de área es un cuerpo colegiado propositivo, de planeación, evaluación y decisión académicas, que tiene como objetivos fortalecer las tareas sustantivas de la Universidad, promover la articulación entre sus diversos niveles, disciplinas y funciones académicas en el área, y propiciar el óptimo aprovechamiento y desarrollo de sus recursos”, explica el maestro Labastida.

De 2012 a 2016 se desempeñó secretario particular del Secretario General de la UNAM. En 2016 presentó una propuesta de trabajo al rector de la UNAM para coordinar el Programa Universitario de Alimentos, la cual fue aceptada y, a partir del 16 de marzo de ese año, está al frente del Programa Universitario de Alimentos.

¿Crisis alimentaria?

“Evidentemente el acceso a los alimentos está condicionado por el nivel de ingreso de la población; si usted va a la Central de Abasto o a uno de los más de 300 mercados que existen en la Ciudad de México, va a encontrar todo tipo de alimentos y mercancías, lo que quiere decir que no hay una crisis de suficiencia o disponibilidad de alimentos, sino de acceso, en términos económicos; lo que puedo comprar y lo que no puedo comprar”, destaca el coordinador del PUAL.

Se sabe que 30% de los alimentos que se producen no llegan a la mesa de los consumidores, por dos motivos principales: por la pérdida de éstos cuando se cosechan, se almacenan, se empacan y se transportan, y por el desperdicio que ocurre ya cuando los alimentos están en los centros comerciales y en los domicilios de los consumidores.

Así, en México existen dos problemáticas relacionadas con la alimentación. Una es la desnutrición por carencia de una alimentación adecuada y, la otra, es la epidemia de sobrepeso y de obesidad, las que constituyen factores de riesgo para la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias y síndrome metabólico, entre otras.

Al respecto, destaca que “la epidemia de la obesidad no empezó hace cinco o 10 años, inició hace cuatro décadas, por lo menos, cuando empezaron a modificarse muchos factores relacionados con nuestros hábitos de consumo de alimentos y de nuestra actividad física”, dijo.

Por lo que, señala, si estos elementos no se atienden, principalmente a través de medidas preventivas, con modificaciones de fondo en la forma en cómo nos alimentamos y promoviendo una mayor actividad física, difícilmente podremos cambiar nuestra realidad.

Una visión global

El coordinador del PUAL señala que muchas de estas problemáticas también se deben a que en nuestro país no contamos con una política alimentaria nacional, integral y coordinada, y se realizan esfuerzos de manera aislada.

“Se requiere, al más alto nivel de la política nacional, una instancia, ya sea una coordinación o una comisión relacionada con la alimentación, que tenga una visión integral de la problemática alimentaria en nuestro país y que se establezca, de manera explícita, formal, un programa alimentario nacional, integral y coordinado que atienda los aspectos relacionados con la alimentación en nuestro país”, explica.

Destaca que es positivo que exista una política social y debería ser más amplia todavía, aunque los recursos son escasos. Sin embargo, se necesitan mecanismos que no sólo permitan la asistencia social a las familias y estrategias para fomentar el empleo y la producción nacional, con el fin de mejorar el ingreso de los mexicanos y, de esta manera, tener elementos para mejorar las condiciones de nuestra alimentación.

Por último, señala que dentro de los programas alimentarios es imperativo considerar la prospectiva alimentaria en nuestro país, por lo que es necesario hacer estudios del futuro a 20, 25 o 30 años, con el propósito de saber qué condiciones estaremos enfrentando en las próximas décadas en materia de agricultura y alimentación para, en consecuencia, diseñar el futuro deseable y posible.

“La política alimentaria tendría que ser así, no importa el gobierno en turno, tendría que haber una política alimentaria de Estado, permanente, que sólo se adecuara en lo particular a las administraciones sexenales, pero que mantenga los objetivos y las estrategias principales de manera permanente”.

Alimentación, un tema prioritario


  • Para analizar distintas problemáticas relacionadas con la alimentación en México, la UNAM creó el Programa Universitario de Alimentos en 1981.
  • Desde su creación se han llevado a cabo distintas investigaciones relacionadas con el tema de la alimentación.
  • En la UNAM se imparten 10 carreras que tienen relación directa con alimentos.
  • El PUAL organiza tres seminarios: Seminario Permanente sobre Agricultura, Alimentación y Nutrición, Seminario Permanente sobre Obesidad y Diabetes y el Seminario Permanente sobre Política Alimentaria.
  • Junto con la Fundación UNAM llevan a cabo un Ciclo de Cine COMENtado, en el cual proyectan películas y documentales relacionados con la alimentación.


Publicaciones relacionadas

Modelo matemático revela la organización política de Teotihuacán

Garantizar la seguridad alimentaria a través de un campo productivo: Miguel Carrillo Villarreal

Presentan ingenieros y economistas libro con iniciativa de política energética para México


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2019. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad del autor; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM