encabezado_seccion
encabezado_seccion

Inteligencia artificial, la herencia de Alan Turing

¿Pueden pensar las máquinas? La pregunta del célebre matemático que abrió camino a esta ciencia.

03-07-2017

Por Laura García, DGDC_UNAM

Teléfonos inteligentes, actores robot, casas domotizadas o softwares capaces de vencer a humanos en juegos como el go o el ajedrez, son una realidad.

Aunque aún estamos lejos de las visiones futuristas planteadas en I´m Robot o Blade Runner, la tecnología avanza a pasos agigantados, ofreciéndonos posibilidades que antes hubieran parecido imposibles.

En medio del fluir tecnológico, un término parece definir esta era: Inteligencia Artificial. Pero ¿qué es y cómo funciona?

El juego de la imitación

La Inteligencia Artificial es la disciplina científica y tecnológica que tiene como fin modelar los procesos de la mente y su conexión con el cuerpo a través de la metáfora computacional, es decir mediante programas de cómputo, explica el doctor Luis Alberto Pineda Cortes, investigador titular del Departamento de Ciencias de la Computación del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas de la UNAM.

Esta disciplina tiene sus orígenes en la década de los años 50, con el artículo Computing machinery and intelligence del matemático, criptógrafo y científico de la computación Alan Turing. Que si bien no acuñó el término, sí fue el primero en abordar esta problemática en un artículo y diseñar un programa académico para resolverlo.

¿Pueden pensar las máquinas? Se pregunta Turing al inicio del artículo. Para responder esta interrogante parte de la delimitación de dos términos: máquina e inteligencia.

La primera la imita a aquellas que funcionan gracias a las máquinas de Turing. “En una máquina de Turing hay celdas con un símbolo. Entonces un dispositivo de control lee el contenido y en base a este, escribe o se mueve” explica el investigador del IIMAS.


En cuanto a la inteligencia, si uno la ve como la capacidad de manipular símbolos, Turing creyó que el proceso de manipulación simbólica que se utilizaba para evaluar funciones también se podía usar para crear los procesos del pensamiento, el lenguaje y el aprendizaje.

¿Pero cómo sabemos que una máquina es inteligente? Para determinarlo, Turing propone su famoso test. Si una máquina interactúa con un ser humano y es capaz de engañarlo sobre su naturaleza mecánica haciéndolo creer que es una persona, entonces habrá pasado la prueba.

¿Y los androides inteligentes?

¿Qué pasa con todas las ideas que nos ha planteado la ciencia ficción en cine, novelas y televisión? ¿Dónde están los robots inteligentes que amenazan nuestra especie?

El doctor Pineda Cortes nos explica: “El hecho que tengamos una metáfora para poder modelar los fenómenos de la mente, no quiere decir que los modelos que hagamos, abarquen todos los fenómenos de la mente humana”.

Es decir, lo que la Inteligencia Artificial ha conseguido, a pesar de sus enormes logros, aún dista mucho de poder reproducir en exactitud la complejidad y el funcionamiento de un cerebro humano. El sentimiento de que aún no ha cumplido con lo prometido, en esta área científica, es más por las expectativas que se han integrado al imaginario popular que con el propio avance de la ciencia.

“La inteligencia artificial se ha convertido en una palabra de moda. Es una palabra poco entendida pero muy popular. Ha tenido un desarrollo continuo pero siempre ha estado atada con las expectativas que genera. Hay gente que frecuentemente da predicciones que no se han cumplido”.

Enigma Turing

Conspiraciones, matemáticas, conflictos amorosos y una vida terminada por una manzana con arsénico, es la trama de The Imitation Game, una película brito-estadounidense que aborda la vida del matemático Alan Turing y su papel en la Segunda Guerra Mundial. ¿Pero qué es cierto y qué es mentira? ¿Cuál es la influencia de Turing en nuestra vida cotidiana?

Lejos de ser un torpe socialmente, Turing era un excelente corredor y un hombre con una cultura inmensa. Si bien las leyes inglesas lo condenaron y señalaron como a Oscar Wilde, por su homosexualidad, el trato injusto que recibió por sus preferencias sexuales no debe ser el motivo para recordarlo.

Ya que además de sus aportaciones en el campo de la Inteligencia Artificial, a Alan Turing le debemos el concepto de la teoría de la computación como lo conocemos actualmente. Sus aportaciones se extienden a la creación de máquinas computacionales funcionales antecesoras de las que actualmente usamos y la criptografía.

Sin duda, un hombre que marcó un antes y un después en la historia de la tecnología y de la humanidad.

Publicaciones relacionadas

Un colibrí artificial sobrevuela en sitios arqueológicos


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2017. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM