encabezado_seccion
encabezado_seccion

Alfredo Laguarda Figueras: guardián de la Colección Nacional de Equinodermos

Alfredo Laguarda ha seguido la labor de grandes estudiosos de la fauna marina. Imagen: Bárbara Castrejón.

30-07-2014

Por María Luisa Santillán, DGDC-UNAM



Uno de los pilares de la conformación y consolidación del estudio de las ciencias del mar en México es el doctor Alfredo Laguarda Figueras, quien tiene más de 50 años como investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue director fundador del Centro de Ciencias de Mar y Limnología de esa casa de estudios, el cual al concluir su gestión, se transformó en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología.

Su padre académico

 En conversación con Ciencia UNAM, el doctor Laguarda recordó a dos destacados personajes en el estudio de la fauna marina que guiaron su formación profesional: el español Enrique Rioja y la mexicana María Elena Caso.

 El doctor Enrique Rioja Lobianco fue un distinguido investigador español que a su llegada a México, en 1939, se incorporó a las labores académicas y de investigación del Instituto de Biología, que en ese momento tenía como sede la Casa del Lago de la UNAM, ubicada en el Bosque de Chapultepec. Fue ahí donde despuntaron las investigaciones sobre organismos marinos y dulceacuícolas y comenzaron de manera formal todos los estudios del mar en México.

 Asimismo, el doctor Rioja fue quien impulsó el trabajo de la doctora María Elena Caso en materia de equinodermos, el grupo de organismos marinos al que pertenecen las estrellas de mar. Junto con ella creó el Laboratorio de Hidrobiología, que cuando el Instituto de Biología se trasladó a la Ciudad Universitaria se convirtió en el Departamento de Ciencias del Mar y Limnología.

 Un estudiante de este departamento y que trabajó de cerca con la doctora Caso y el doctor Rioja, fue precisamente el doctor Alfredo Laguarda Figueras. “Soy de la generación de 1954 que inauguró la Ciudad Universitaria, construida la sur de la capital mexicana. En la Facultad de Ciencias recibíamos nuestras clases y también íbamos a la Casa del Lago, a los laboratorios del Instituto de Biología. El doctor Rioja fue mi padre académico”.

Impulso a los buques UNAM

 En agosto de 1973 se creó el Centro de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM por acuerdo del entonces rector Guillermo Soberón Acevedo. Entre las funciones que tendría el recién formado centro, estaban la de efectuar investigaciones científicas interdisciplinarias originales en diversas disciplinas de las ciencias del mar y aguas continentales, así como contribuir al desarrollo científico del país impulsando las investigaciones en estas ciencias.

 Fue integrado por investigadores y áreas que hasta ese momento formaban parte del Instituto de Biología, el Instituto de Geofísica y del Instituto de Geología. Las estaciones de investigaciones marinas Mazatlán y El Carmen también se integraron al nuevo Centro.

 El director fundador del Centro de Ciencias de Mar y Limnología fue el doctor Alfredo Laguarda Figueras, quien lo dirigió durante ocho años y al concluir su gestión, lo dejó convertido en Instituto de Ciencias del Mar y Limnología.

 Algunos objetivos que alcanzó para conseguir este cambio fueron contar con recursos humanos de alta calidad, quienes habían generado diversas líneas de investigación y una alta producción científica que le otorgaba reconocimiento nacional e internacional a dicho centro.

 Asimismo, durante ese tiempo Laguarda logró consolidar el trabajo académico y de investigación de las estaciones El Carmen y Mazatlán e impulsó la creación de la estación Puerto Morelos, en la costa de Quintana Roo. Además promovió que la UNAM adquiriera el buque oceanográfico El Puma, que cuenta con un muelle propio en Mazatlán, Sinaloa. También le tocó participar en las gestiones para la adquisición del buque Justo Sierra. Ambos servirían como instrumentos para ampliar el conocimiento de nuestros mares.

“Luché porque se obtuvieran estos barcos, los cuales se construyeron en Noruega; hubo concursos entre alemanes y noruegos para construir los buques. El Puma y el Justo Sierra, son dos buques que llevan navegando 30 años y que fueron diseñados exclusivamente para nosotros y que en su momento fueron los más nuevos del mundo”.

Colección Nacional de Equinodermos

Durante décadas la doctora María Elena Caso se dedicó al estudio de los equinodermos y logró colectar un amplio número de estos organismos. En 1991, este grupo bajo resguardo se convirtió en la Colección Nacional de Equinodermos que actualmente forma parte del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM.

 El doctor Alfredo Laguarda, quien había estado enfocado y sido pionero en investigaciones de genética y citogenética de especies acuáticas, a partir de esa fecha se interesó en el estudio y recolección de estos organismos.

 “La doctora Caso me impulsó a trabajar con los equinodermos para que no se perdiera la colección, pues sin colecciones no se puede hacer ningún tipo de investigación biológica en los mares, ya que son las referencias sobre las cuales trabajamos los investigadores”, explicó.

 Los equinodermos son organismos marinos como estrellas de mar, estrellas quebradizas, erizos de mar, palmas de mar, lirios de mar, cohombros o pepinos de mar y margaritas de mar. En la actualidad, la Colección Nacional de Equinodermos está integrada por más de 86 mil organismos de 799 especies. El doctor Laguarda Figueras comentó que cuenta con 10 por ciento de las especies de equinodermos que hay en el mundo.

 Este 2014, la Colección celebra 75 años de existencia. El investigador recordó que la doctora Caso comenzó con la recolección de equinodermos en diferentes localidades de las costas mexicanas del Atlántico y del Pacífico, con el objetivo de tener un conocimiento más completo sobre estos organismos, especialmente de los litorales, ya que en esa época faltaban los medios indispensables para capturar a las especies que viven a mayores profundidades.

 Agregó que en ese momento no se contaba con el apoyo de los buques oceanográficos que hoy tiene el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología. Ahora, sin embargo, se apoyan en estos barcos para recolectar equinodermos, así como en el buceo independiente, además de que en colaboración con otras instituciones, se ha podido utilizar un submarino, conocido como Dipsee, para la recolección de estos organismos.

 “Se fotografían los equinodermos en vivo y se recolectan los que se requieren. Nosotros no recolectamos por recolectar, lo que hacemos es si ya tenemos un organismo de esa especie, sólo tomamos fotos, no los tocamos; si son especies nuevas o estamos haciendo un estudio de poblaciones las recolectamos, porque necesitamos tener bastantes equinodermos”.

 Desde hace más de 20 años que el doctor Laguarda se hizo cargo del Laboratorio de Sistemática y Ecología de Equinodermos, hasta el 2014 sus integrantes han publicado más de 110 trabajos, 70 de ellos en revistas indizadas, 36 capítulos de libros, 7 libros y 14 trabajos de divulgación. Además el número de especies colectadas ha subido exponencialmente de 1993 a 2012, tiempo en el que se han encontrado más de 530 especies, pues en 1961 se contaba sólo con 92, para 1993 se tenían 288 y en 2014 se tienen 799.

 “Empezamos a trabajar prácticamente con nada, aunque lo que la doctora María Elena hizo fue una proeza, ya que ella recolectaba estos organismos en una lancha. Ahora nosotros tenemos una capacidad muy grande, tenemos muchos alumnos de posgrado y que se están preparando en el extranjero y hemos hecho muchas cosas buenas en este laboratorio”.

Publicaciones relacionadas

Sorprendentes estrellas y otros animales con espinas en la Colección Nacional de Equinodermos

Navega por ciencia en la UNAM: Colección Nacional de Peces

Esponjas Marinas. Colección Nacional del Phylum Porifera “Gerardo Green”


Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Enrédate         Síguenos en nuestras redes sociales

Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2021. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM