encabezado_seccion
encabezado_seccion

Nochebuena, regalo navideño de México para el mundo

México, único lugar del mundo donde crecen nochebuenas silvestres. Fotos: Mark Olson. Diseño: Jareni Ayala.

24-12-2013

Por María Luisa Santillán, DGDC-UNAM




Aunque solo se comercializa seis semanas en el año, la nochebuena (Euphorbia pulcherrima) es la planta de maceta más vendida en todo el mundo. Pocos saben que esta planta, tan querida a nivel mundial, es nativa de México. Crece en estado silvestre a lo largo de la costa del Pacífico, desde el sur de Sinaloa hasta Guatemala, así como desde el centro de Guerrero hasta el sur de Morelos.

La nochebuena ha tenido una larga tradición de cultivo en los jardines mexicanos desde tiempos prehispánicos, cuando sus flores adornaban los altares a la diosa Tonantzin. Este legado mexicano tiene un alcance global, pues los ancestros de las plantas que se cultivan hoy en todo el mundo originalmente vienen de la zona de Taxco, Guerrero.

Mejoramiento genético

El doctor Mark Olson, del Instituto de Biología de la UNAM, ha colectado desde 2001 ejemplares de nochebuenas silvestres para generar un mapa de distribución de la diversidad genética de estas poblaciones.

Junto con su alumna Laura Trejo ha confirmado que en 1828 J.R. Poinsett, el primer embajador de los Estados Unidos en México, obtuvo nochebuenas de la zona de Taxco. Ese mismo año mandó dichas plantas a un jardín botánico en Filadelfia. Para 1834, la flor se reproducía ya en Europa. Hoy en día, los descendientes de las plantas taxqueñas se cultivan en todo el mundo.

A pesar de su gran popularidad, las nochebuenas cultivadas tienen varios problemas: se les caen las hojas con facilidad, no resisten bien el frío y son muy vulnerables a plagas. Hoy se sabe que estas características son resultado de su baja diversidad genética. Para fortalecer el cultivo, hay que cruzar las variedades actuales con las genéticamente distantes”, comentó el investigador universitario.

Agregó que con el mapa genético que han generado es posible saber dónde colectar material silvestre de nochebuenas para mejorar los cultivos comerciales, además de que es una guía para el productor mexicano que desee desarrollar nuevas variedades de la planta, con mayor resistencia a enfermedades, al frío o al rompimiento de las ramas, lo cual –dijo– representarían ahorros importantes y mayores ganancias para los productores.

Además, con el mapa genético ha sido posible reconocer las poblaciones más vulnerables a la extinción debido a las actividades humanas. Existen algunas cepas genéticas muy raras entre las nochebuenas silvestres, las cuales son prioritarias para la conservación.

Cabe señalar que las zonas protegidas de México albergan menos de 20% de las poblaciones de nochebuenas silvestres, sin embargo, en su recorrido de más de 3 mil kilómetros por todo el país, los académicos han encontrado que en los últimos 60 años se han mantenido casi todas las poblaciones silvestres de esta planta.

También descubrieron poblaciones silvestres cuyas características podrían ayudar a desarrollar nuevas variedades. En Michoacán encontraron una población de nochebuenas con flores blancas; en Sinaloa identificaron las poblaciones más norteñas, las cuales podrían ser más resistentes al frío. De esta forma, los productores mexicanos pueden percibir las enormes ventajas que les ofrece la biodiversidad silvestre de México, aunque no son los únicos con un interés en este tipo de plantas.

Biopiratería en auge

México representa únicamente el 1% de la superficie terrestre en el mundo. Con solo 2 millones de kilómetros cuadrados, tiene 10% de las especies conocidas, al respecto el doctor Mark Olson señaló que “el problema es que no sólo nosotros queremos aprovechar su gran riqueza, sino que hay gente en todo el mundo que busca beneficiarse de ella”.

Agregó que un ejemplo claro de esta situación es la nochebuena. “Euphorbia cornastra es la especie silvestre más cercana a la nochebuena y crece en la Sierra de Guerrero, al noroeste de Chilpancingo, en un afloramiento de roca caliza. Tiene flores blancas muy bonitas y florece en verano. En 1994, una horticultora estadounidense se llevó plantas del país bajo un permiso de investigación científica y no para explotación comercial. Sin embargo, dio semillas a la empresa productora más importante de nochebuena en Estados Unidos, la cual produjo un híbrido con la nochebuena roja y la patentó en 2007. El híbrido, de nombre Dulce Rosa, salió al mercado internacional en 2010”.

Agregó que esto es un claro ejemplo de que los recursos silvestres biológicos de México tienen un inmenso valor, el cual se refleja en que existen empresas extranjeras que continuamente intentan sacar distintas especies de nuestro país para su beneficio propio. El reto es conservar la biodiversidad biológica y cultural del país, mientras se generan las herramientas que les permitan a los productores mexicanos beneficiarse de ella económicamente.

Flor de valor económico

La venta anual de nochebuenas en México es de alrededor de 20 millones de plantas, lo que equivale a un ingreso de 700 millones de pesos. Alrededor de 40 por ciento de estos ejemplares se cultiva en viveros en Morelos. El porcentaje restante proviene de Puebla, Michoacán, Estado de México, Jalisco y Distrito Federal, según datos de la SAGARPA.

Estas cifras siguen siendo bajas comparadas con las de Estados Unidos, en donde se encuentra la empresa que domina 70 por ciento del mercado mundial de esta planta. Tan solo en 2012, reporta el biólogo Mark Olson, en dicho país se obtuvo una ganancia de hasta 144 millones de dólares por la venta de nochebuenas.

La nochebuena se ha cultivado en México y ha formado parte de las ofrendas tradicionales en los altares mexicanos desde tiempos prehispánicos. A pesar de ser una planta nativa de México, con una larga tradición cultural, la mayoría de los ejemplares que se compran en nuestro país son cultivados y patentados en Estados Unidos. La investigación que se lleva a cabo en la UNAM da la pauta para que los productores mexicanos recuperen el liderazgo en el cultivo de esta planta mexicana por excelencia.

Publicaciones relacionadas

Epidemias históricas en México y en el mundo

La diversidad tintórea de México

Aprender del desastre: responsabilidades compartidas ante los eventos volcánicos en México


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2020. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM