encabezado_seccion
encabezado_seccion

INFOGRAFÍA: De Biogás a Electricidad

04-12-2020

Por Laura García/Luz Oliva, Ciencia UNAM-DGDC

Una planta para aprovechar residuos orgánicos.

Lo que coloquialmente llamamos basura, de acuerdo con la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos de nuestro país, se denomina residuos sólidos urbanos. Su generación, recolección y adecuada disposición final implican grandes retos, porque deben plantearse soluciones viables desde una perspectiva económica, social y ambiental que resuelvan este problema.

El doctor Alfonso Durán Moreno, académico de la Facultad de Química de la UNAM, explica que de acuerdo con su composición, los residuos sólidos orgánicos pueden separarse en dos fracciones: la orgánica, que por sus siglas es llamada FORSU (Fracción Orgánica de Residuos Sólidos Urbanos); y la inorgánica o FIRSU (Fracción Inorgánica de Residuos Sólidos Urbanos).

Aunque los residuos orgánicos pueden ser aprovechados de diferentes maneras, en nuestro país suelen enviarse a rellenos sanitarios donde pasan por un proceso de descomposición en el que generan gases, principalmente metano y CO2 . Esos gases podrían usarse para generar energía eléctrica. Monterrey es uno de los pocos lugares del país donde se aprovechan.

“En México son pocas las instalaciones donde se aprovecha el biogás. Lo ideal sería seguir las tendencias internacionales y enviar los desperdicios a la línea de transformación más productiva posible, como las plantas de digestión anaerobia. En ellas, mediante un proceso biológico —en ausencia completa de oxígeno—esta materia orgánica se transforma en metano, un gas combustible aprovechable”, menciona el especialista en ingeniería ambiental.

Por esta razón, la FQ de la UNAM ha emprendido diferentes proyectos; uno de ellos integra al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), al Programa Universitario de Estrategias para la Sustentabilidad (PUES), a la Facultad de Ingeniería, al Instituto de Ingeniería y a la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM, para la creación de una planta piloto de digestión anaerobia, con capacidad para procesar 600 kg de residuos por día, para la generación de energía eléctrica.

“Si sólo dejamos que los residuos orgánicos se depositen en un relleno sanitario, vamos a obtener biogás después de cinco años; en cambio, en una planta de digestión anaerobia, la producción es inmediata, y de esta manera aprovechamos el potencial de producción de biocombustibles”, comenta el especialista.

A cuatro años de su instalación, el doctor Durán Moreno explica que este proyecto sirve para identificar problemas que pudieran generarse en una operación a gran escala. Algunos de ellos son la necesidad de establecer convenios que garanticen la constancia en la recolección y entrega de los residuos. La operación de esta planta implica factores clave, como mantener la temperatura dentro del reactor, evitar fugas de gas, asegurarse de la calidad en la depuración de éste; finalmente, darle un buen uso, tanto para la generación de electricidad, como para sustituir el gas LP.

Publicaciones relacionadas

Recordamos a Michael Faraday, su contribución a la producción de electricidad

INFOGRAFÍA: ¿Qué es comer sano?

INFOGRAFÍA: Murciélagos polinizadores de agaves


Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2021. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM