encabezado_seccion
encabezado_seccion

Frans de Waal y sus experimentos para comprender la inteligencia animal

El destacado primatólogo holandés visitó la UNAM

08-11-2018

Por Naixielli Castillo, Ciencia UNAM-DGDC

Existe la creencia extendida, no solo entre la sociedad en general sino también entre los científicos, de que los humanos somos una especie privilegiada superior a todas las otras especies. Únicamente los humanos poseen una inteligencia que les permite pensar, planear, resolver problemas, cooperar unos con otros, consolar a alguien que se siente mal o reconciliarse.

Esta creencia es desafiada por casi un siglo de estudios sobre el comportamiento animal. Uno de los más destacados investigadores en este campo a nivel mundial es el psicólogo y etólogo Frans de Waal.

El investigador de la Universidad Emory, hace unos días estuvo en la UNAM, invitado por el Programa Universitario de Bioética para dictar la conferencia “¿Tenemos la suficiente inteligencia para comprender la inteligencia animal?”.  En su charla planteó la dificultad para estudiar y comparar la inteligencia de animales de distintas especies.

El científico asegura que para realmente poder entender la inteligencia de un animal, es necesario encontrar exámenes adecuados para cada especie ya que cada una tiene diferentes formas de resolver las tareas o problemas e interactúa de modo específico con el entorno o con los humanos.

En este sentido, dijo, se debe tomar en cuenta que de no encontrar una muestra de una habilidad o capacidad en un animal, no necesariamente significa que no la tenga sino que es muy probable que se esté buscando con los instrumentos o exámenes inadecuados.

Quienes diseñen experimentos para probar la inteligencia animal, deberían tener siempre en mente que la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia de una capacidad, comentó el científico holandés. Además la experiencia le ha mostrado que la inteligencia animal está mucho más extendida de lo que se pensaba.

Hasta ahora, cada capacidad que es descubierta en una especie, es generalmente más antigua y extendida de lo que se cree al principio. Un ejemplo claro es la empatía. Se empezó a estudiar en chimpancés y ahora se sabe que está presente en muchas otras especies.

A pregunta expresa de los asistentes, quienes querían saber su opinión sobre los derechos de los animales, Frans de Waal respondió que como biólogo prefiere no usar el término derechos, pero sí expresó que en su opinión los humanos tenemos la obligación de tratar bien a aquellos animales que están bajo nuestro cuidado como los de compañía, los animales en los zoológicos, parques, santuarios y aquellos que están en las granjas.

El caballo “Clever Hans”

El doctor expuso algunos ejemplos de experimentos que se han hecho para medir la inteligencia animal, uno de ellos el caballo “Clever Hans”.

Este animal asombraba a multitudes en Alemania a principios del siglo pasado. Supuestamente tenía habilidades matemáticas y podía sumar, restar, multiplicar y dividir. El animal “respondía” la cifra correcta pateando determinado número de veces en el suelo.

Cuando su dueño fue acusado de fraude y de hacer trucos para hacer ver al animal como inteligente, se estudió a profundidad el caso. Entonces se descubrió que el caballo tenía la capacidad para leer el lenguaje corporal de quien lo interrogaba y que esta persona le comunicaba inadvertidamente la respuesta; el caballo desconocía el resultado de una operación, si el interrogador lo desconocía también.

Esto se llamó “efecto Clever Hans”. En los experimentos actuales para medir inteligencia animal se cuida que el experimentador no le proporcione la respuesta al animal con su lenguaje corporal.

¿Son buenos imitando y aprendiendo de otros?

Se han hecho experimentos de imitación en los que un humano le muestra a un niño, por ejemplo, cómo abrir una caja; el niño imita y abre la caja; si se enseña lo mismo a un chimpancé y no abre la caja, se puede concluir erróneamente que los niños son buenos para imitar mientras que los chimpancés son malos imitadores.

Lo que sucede es que el niño está siendo enseñado por alguien de su misma especie, mientras que el chimpancé recibe la información de un individuo que pertenece a una especie diferente a la suya.

Es por eso que se han diseñado experimentos diferentes. En uno de ellos se cuenta con un aparato que tiene dos formas de abrirse para obtener comida; una es jalando y la otra es empujando. Se forman dos grupos de chimpancés y en cada uno se entrena a una hembra para abrir la caja de una sola forma, ya sea jalando o empujando.

Posteriormente, se permite que la hembra abra el aparato frente a los miembros de su grupo para observar qué ocurre. Lo que se observa es que la mayoría de los miembros del grupo aprenden a abrir el aparato de la forma que se enseñó a la hembra inicial, lo cual muestra que son muy buenos imitando y aprendiendo unos de otros.

Frans de Waal mencionó que en la naturaleza hay numerosos hábitos y acciones que pueden aprender unos de otros mediante imitación. Además este tipo de experimentos, se pueden hacer no solo con primates, sino también con delfines, ballenas, aves y muchas otras especies.

Elefantes que se ven en el espejo


Con un elefante de Tailandia, de nombre Pepsi, se han hecho experimentos para comprobar si es capaz de reconocer su imagen en el espejo.

Se coloca en la cabeza del elefante una marca que no puede ver más que en su imagen en el espejo. Cuando está frente a su reflejo, el animal trata de borrarse la marca con la trompa, trata de comer un poco de pintura para probarla e incluso abre la boca para ver cómo es por dentro.

Eso muestra que el elefante conecta su propio cuerpo con la imagen que ve en el espejo. Otras especies que reconocen su reflejo son los grandes simios como chimpancés, gorilas, bonobos, orangutanes, también los delfines y el elefante asiático.

Misiones cuidadosamente planeadas

Una chimpancé del Zoológico Royal Burgers en Holanda derribó un dron que utilizaban para monitorear a los animales en las instalaciones. El incidente es un ejemplo de planeación y uso de herramientas con el objetivo de derribar al dron.

Esta hembra y otros 5 chimpancés se sentaron con unos palos en las manos a esperar que pasara el dron e identificaron el momento perfecto para derribarlo. Aun cuando ven muchas aves volar sobre ellos no les molesta en absoluto, pero en cambio les desagradaba el dron.

El doctor de Waal destaca que en la naturaleza los chimpancés son muy hábiles para planear por anticipado y usan herramientas en sus misiones, como en este ejemplo.   

Uso de herramientas

El reconocido etólogo, durante su visita a la UNAM, mostró a los asistentes muchos otros videos que dan cuenta de una gran variedad de comportamientos inteligentes en la naturaleza.

Uno mostraba como el cuervo Betty no solo usa herramientas, sino que también las puede fabricar para resolver un problema que se le presenta. Este cuervo, sin recibir ningún entrenamiento, dobló un alambre con su pico para conseguir un gancho que le permitiera acceder al alimento en una caja.

Se trata de algo especial porque si bien muchos animales usan herramientas, es menos común que ellos modifiquen objetos para usarlos como tales. En otro video mostró un pulpo que utiliza dos imágenes de coco para protegerse.

Encontrar este tipo de comportamientos, dijo el etólogo, es relevante porque al principio se pensaba que únicamente los primates eran capaces de usar o hacer herramientas, mientras que ahora se sabe que es una habilidad de muchas otras especies.

Te recomendamos:

Frans de Waal muestra un experimento en el que monos capuchinos notan injusticia

Frans de Waal habla sobre la empatía

Prueba del espejo en elefantes


Publicaciones relacionadas

Inteligencia artificial, la herencia de Alan Turing

Justina representará a México en la RoboCup 2013

Elección de pareja y conflictos de interés también entre las plantas: César Domínguez


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2018. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad del autor; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM