encabezado_seccion
encabezado_seccion

Más ciencia, menos adicciones

Los participantes en la mesa redonda Más Ciencia, Menos Adicciones

12-09-2016

Por Isabel Pérez S., DGDC-UNAM

¿Qué son las adicciones?¿Por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no?¿Qué son las drogas de diseño?¿A más ciencia, menos adicciones?

Fueron algunas de las inquietudes que destacados especialistas aclararon durante la mesa redonda Más ciencia, menos adicciones, organizada por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM.

La adicción a las drogas y el alcohol es, desafortunadamente, un mal que aqueja a los jóvenes de nuestra sociedad de manera importante. Por tanto, es un tema que merece ser discutido y analizado desde diferentes perspectivas científicas.

Héctor Castillo Berthier, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, consideró que es necesario informar a los jóvenes sobre las consecuencias de consumir drogas, esto mediante mecanismos efectivos como un lenguaje coloquial que ellos logren comprender.

“El canal de información para la población, tiene que ser la población misma, para que los ciclos de riesgo no se repitan. Hace 28 años existía un problema de adicción con solventes que luego disminuyó gracias a las campañas que se llevaron a cabo; hoy ese problema ha resurgido, tal vez porque las generaciones de aquel tiempo no supieron transmitir correctamente la información para evitarlo”, sostuvo en la mesa moderada por Óscar Prospéro García, investigador del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la UNAM.

El doctor en sociología y fundador del Circo Volador agregó que las políticas públicas para atender adicciones en los jóvenes resultan insuficientes, pues en un problema complejo y las acciones de las instituciones han quedado rebasadas.

El papel de la ciencia

En la mesa redonda que se llevó a cabo en el Teatro del Museo de las Ciencias, Universum, Fernando Rodríguez de Fonseca, miembro del Comité Científico del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, resaltó que la ciencia ha sido utilizada como herramienta por los narcotraficantes para revolucionar el mundo de las adicciones.

“Cuando decimos Más Ciencia, Menos Adicciones, debemos tomar en cuenta que ellos llevan la delantera, quienes producen las drogas están aproximadamente cinco años delante de nosotros porque están generando nuevos productos sintéticos utilizando el  conocimiento científico de varias ramas, entre ellas la química médica, química de productos naturales, y el conocimiento de la fisiología”.

Difícil predecir

Por su parte, María Elena Medina Mora, directora general del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón De la Fuente Muñiz”, dijo que es muy difícil saber quién tiende a correr el riesgo de consumir drogas, pero eso es parte de la investigación saber cuáles son las características generales, en qué contextos sociales se pueden dar este tipo de problemas y que se puede hacer entonces para prevenirlos y tratarlos.

En su intervención, Ricardo Nanni Alvarado, presidente de la Asociación Mexicana de Medicina Adictológica mencionó que en cuanto a las adicciones, son pocos los  interesados en difundir información y en involucrarse de manera activa; estamos desarticulados, desorganizados y a ello se suma la falta de estructura en los servicios de salud, pocas campañas de sensibilización enfocadas a los tomadores de decisiones, entre otros aspectos que no permiten avanzar en esta problemática.

Por último, mencionó que para quienes pasaron del uso al abuso de las drogas, se requieren hacer diagnósticos oportunos. En este contexto es necesario que el afectado haga conciencia y acepte su situación de adicto, pues de lo contrario, sería muy difícil poder ayudarlo ya que estaría “instalado” en la idea de “no estoy enfermo, yo lo controlo, no pasa nada”.

En el evento también se abordó el rol que tiene la ciencia en el fenómeno de las adicciones, su impacto en la vida cotidiana y el papel de la sociedad ante la problemática que traen consigo las adicciones.

En el foro de discusión también participó, a distancia, Francisco Alonso Fernández, catedrático emérito de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid.

Algunas conclusiones:

  • La adicción se define como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, a pesar de sus consecuencias nocivas.
  • Las drogas tienen efectos nocivos tanto sociales como psicológicos. Destrozan

las vidas de consumidores, amigos y familiares

  • La adicción al alcohol puede provocar cáncer, deterioro cognitivo, agravamiento de trastornos mentales e irreversible daño cerebral. 

 

Publicaciones relacionadas

Ciencia forense tras la huella del delito

Un llamado a integrar la atención de la salud mental y las adicciones al sistema de salud pública

Pan enriquecido con frijol y chía, una de las ideas ganadoras del concurso Vive con ciencia


Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Enrédate         Síguenos en nuestras redes sociales

Covid-19

 

Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2022. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad de quien la emite; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM