encabezado_seccion
encabezado_seccion

Especies invasoras ponen en riesgo los sistemas acuáticos mexicanos

Generan pérdida de biodiversidad, afectan la salud y se vuelven plagas.

11-01-2019

Por Laura García J., Ciencia UNAM-DGDC

Barcos de carga llegaron a la isla de Guam, ubicada en el Pacífico occidental después de la Segunda Guerra Mundial; entre el cargamento, además de mercancías, también arribó la culebra arbórea café (Boiga irregularis).

Hoy, a más de medio siglo de su inserción involuntaria, la culebra arbórea café es una especie invasora que ha exterminado a muchas especies nativas de flora y fauna de la isla.

Actualmente, existen casos en todo el mundo, incluido México, de especies de flora y fauna que se han convertido en una amenaza para la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en los que se han insertado.

¿Qué son las especies invasoras?

Las especies se establecen en un rango histórico que es donde se adaptaron o evolucionaron durante generaciones. De repente, se mueven a otro lugar por causas naturales como la expansión de su rango, o algún disturbio de la naturaleza que las obliga a migrar, pero la razón más común son las acciones humanas.

Una especie que se mueve a otro sitio y allí se establece, se reproduce y empieza a crecer su población, es una especie invasora de ese espacio, sin embargo se le sigue considerando normal en el lugar de donde es nativa, explica la doctora Morelia Camacho Cervantes, investigadora del Instituto de Ciencia del Mar y Limnología de la UNAM y responsable del Laboratorio de Ecología de Especies Invasoras.

  • Formas de introducción humana de especies invasoras
Comercio. Se trasladan especies de un sitio a otro con fines comerciales, por ejemplo la venta de especies marinas para acuarios.
Biocontroles. Para controlar una plaga, que puede ser nativa o invasora de la zona, se inserta en el ambiente “un enemigo natural” para que la combata y controle. Sin embargo, las especies que suelen usarse como biocontroles no son especies nativas del lugar.
Agua de lastre. Es el agua que llevan los barcos, por ejemplo los trasatlánticos, para nivelarse y  poder flotar. En esta agua viajan organismos como peces de una región a otra.        

Las especies invasoras a diferencia de las autóctonas, son tolerantes a los cambios; ya sean de alimentación, de temperatura o de condiciones ambientales, por lo que comienzan a convertirse en una amenaza pues compiten por el alimento, algunas son agresivas y comienzan a mermar poblaciones o comienzan a reproducirse tanto, que desplazan  a las nativas y homogenizan el paisaje.

Sin embargo, su impacto en la pérdida de la biodiversidad no es el único problema que generan, “también son una problema de salud pública porque algunas especies, como los mosquitos que transmiten la malaria, el zika o chikungunya son especies invasoras no nativas de México” explica la especialista.

Además, generan afectación en otros sectores como la agricultura, porque la mayoría de las pestes son especies invasoras.  


Amenaza en las aguas mexicanas

“En el ámbito marino, las especies invasoras son más dañinas porque los cuerpos de agua se comportan como islas, es decir, los organismos que pertenecen a un determinado cuerpo de agua no pueden salir y aprovechar los recursos que están fuera de él. Por lo que las especies marinas nativas no pueden migrar a otra región.

Si se introduce una especie invasora, se pierde el equilibrio en el sistema y los organismos que viven allí, debido a que no pueden desplazarse a otro sitio a buscar los recursos que necesitan, son desplazados de su espacio y los recursos que necesitan para vivir se van agotando porque hay alguien que los explota de manera más eficiente. Esto provoca  que las poblaciones nativas se extingan”, comenta la especialista.

En el país hay diferentes especies acuáticas invasoras de flora y fauna entre las que destacan los casos del pez guppy, el pez diablo y el pez león.

La especialista del Laboratorio de Ecología de Especies Invasoras ha estudiado el caso de los peces guppy, cuyo nombre científico es poecilia reticulata. Este pez, es originario de la isla de Trinidad, en Trinidad y Tobago, pero el ser humano lo ha introducido en cerca de 70 países alrededor del mundo como una forma de biocontrol de los mosquitos de la malaria y porque su aspecto lo hace muy popular para los acuarios.

Los peces guppy, se adaptan a cambios  de salinidad, de temperatura, de oxigenación en el agua además de que pueden reproducirse muy rápido. Cuando son usados como mascotas y las personas ya no pueden o quieren hacerse cargo de ellos, suelen liberarlos en los ríos o lagos. 

En México, la inserción de guppys en los sistemas acuáticos ha provocado que compitan y desplacen a una familia de peces nativos mexicanos: lo goodeidos, que abarcan alrededor de 45 especies

El pez picote de tequila es una especie de goodeido que actualmente se encuentra extinto en campo. La última vez que se observó esta especie fue en una poza en la que por cada goodeido había seis peces guppys.        

¿Qué hacer frente a las especies invasoras?

Las formas de combatir a las especies invasoras varían dependiendo el caso, algunas incluyen la búsqueda de un mercado de consumo, como en el caso del pez diablo, que se usa para crear harina de pez que sirva para alimentar peces de acuario u otros peces comerciales como la trucha.

Sin embargo, en algunos casos especies como el guppy, generan simpatía entre las poblaciones humanas, que se niegan a que sean erradicados o se realicen podas a pesar de que ponen riesgo los servicios ecosistémicos.

Especies acuáticas invasoras en México

PEZ DIABLO. Es una especie que suele comerse a las especies nativas, se reproduce muy rápido y es muy resiste a los cambios de temperatura.

Originario: Sudamérica.

Zona invadida: El caso más conocido es la presa de Infiernillo en Michoacán.

PEZ LEON. Es un pez de arrecife. Suelen devorar a especies nativas más pequeñas, destruyendo poblaciones y homogenizando el espacio.

Originario: Océano Índico tropical y el Pacífico occidental.

Zona invadida: Caribe y Golfo Mexicano.

PEZ GUPPY. Se introdujo con fines comerciales como mascota y como biocontrol del mosquito de la malaria.

Originario: Isla de Trinidad, Trinidad y Tobago.

Zona invadida: Meseta Central mexicana.        


Publicaciones relacionadas

Extinción de plantas pone en riesgo la seguridad alimentaria

Abandono de perros y gatos, riesgo ambiental para la Reserva del Pedregal de San Ángel

Alto a la extinción. Especies amenazadas


Navega por la Ciencia en la UNAM


Ciencia Joven
Explora la ciencia en la UNAM en tu formato preferido

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC)
Hecho en México. Todos los derechos reservados 2019. La información aquí publicada tiene como fuente principal a investigadores de la UNAM y es responsabilidad del autor; no necesariamente refleja el punto de vista de esta institución. Los contenidos pueden ser reproducidos con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Apoyado por Proyecto PAPIME PE306815

Sitio web administrado por:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM

Desarrollado por Smart Systems

/DGDCUNAM